Buscar este blog

martes, 17 de enero de 2017

Enfrentamientos directos humanos-extraterrestres: Se inició quizás la refriega más particular del siglo, por un lado salían proyectiles de plomo y el adversario les respondía con haces lumínicos, que tenían la propiedad de cruzar los blancos y abrirlos como coliflor.

Enfrentamientos directos humanos-extraterrestres: Se inició quizás la refriega más particular del siglo, por un lado salían proyectiles de plomo y el adversario  les respondía con haces lumínicos, que tenían la propiedad de cruzar los blancos y abrirlos como coliflor.


A veces, por circunstancias meramente inesperadas, humanos y extraterrestres han tenido encontronazos de máxima gravedad: Disparando a muy corta distancia, aniquilándose unos a los otros.

Si tenemos en cuenta que la Tierra esta siendo visitada por al menos 70 razas extraterrestres, se intuye lógicamente, que algunas de ellas no sean del todo evolucionadas; incluso muchas son definidas como regresivas tales como rigelianos, zeta-reticulianos, grises altos o alfa-draconianos (reptilianos); civilizaciones estas que habrían conseguido cierta evolución técnica que les permitiría realizar viajes intergalácticos, aunque su desarrollo espiritual y moral sea deficiente o al menos cuestionable; razas extraterrestres que necesariamente chocarían con los seres humanos, aquellos que por naturaleza son proclives de una agresividad desmedida.


 Ciertamente es difícil encontrar referencias sobre muchos de estos enfrentamientos, tal vez porque un sinnúmero de ellos haya quedado dentro del “secreto oficial”; sin embargo, existen algunos acontecimientos curiosos como por ejemplo la refriega, en una fecha no determinada, entre una patrulla militar de vigilancia, en la frontera de Bolivia y Chile, y los ocupantes de un OVNI. En aquellos momentos el oficial chileno buscaba contrabandistas de pieles, pero por caprichos del destino, se encontró luchando con seres de otro planeta… balas contra laser. Al final el resultado puede intuirse… Todo ello está recogido en el libro Extraterrestres en Chile, del investigador chileno Jorge Eduardo Anfruns Dumont.


 También he recogido, en este caso de Internet, un grave incidente entre grises altos (procedentes de Orión) y fuerzas especiales de EE.UU. según narró en su día el ingeniero Philip Schneider. En 1979, durante la construcción de una base subterránea en Dulce, Nuevo México, perforaron accidentalmente justo en el mismo lugar donde, al parecer, los extraterrestres ya tenían una base subterránea. Philip Schneider explica en un vídeo como el mismo le disparó a uno de aquellos seres, iniciándose a continuación una cruenta lucha entre humanos y grises altos, con el resultado de un considerable número de muertos entre las fuerzas especiales.

Aunque estos hechos bien podrían dar una imagen de pura “confrontación bélica” entre humanos y extraterrestres, yo personalmente intuyo que se trata de enfrentamientos puramente casuales, tal vez porque no hubo en ningún caso una mediación o dialogo previo que los podría haber evitado. También es cierto que son escasos los choques de este tipo que se hayan reportado o bien, que hayan llegado a conocimiento público.


……………………………………………………………

Del libro Extraterrestres en Chile, de Jorge Eduardo Anfruns Dumont

INSCRIBIENDO UNA EVIDENCIA

En un lugar de la frontera chilena, boliviana o quizás peruana, la cual no tengo ninguna intención en recordar, se hace mención, de una citada evidencia, en la que participaron miembros de un cuerpo policial que realizaban tareas de vigilancia fronteriza. Este relato me fue proporcionado por un camionero que no desea concurrir a ninguna oficina estatal o privada para ratificar lo escuchado que proviene de un campesino andino llamado Benito.


 “En la quebrada de Las Bandurrias bajaba la escolta policial, que tenía bastantes antecedentes de un contrabando de pieles de vicuñas, procedentes de Bolivia, el Teniente estaba molesto por lo largo de la jornada y no hallaba forma de realizar la tarea de revisión de la manera más rápida posible para volver al poblado donde se encontraba el retén. Acompañado de cinco hombres, bajaban cansados y jadeantes por una quebrada que apuntaba a un hilillo de agua, de pronto un asistente advirtió al Teniente que abajo se veía algo cómo una casa plateada, pero el Teniente creyó que todo obedecía sólo al calor. Más tarde, con sus propios ojos, pudo advertir lo que sus asistentes le habían comentado.
Creyendo haber encontrado la guarida de contrabandistas de pieles, ordenó una acción de abanico para cubrir la zona a inspeccionar; los cinco hombres se extendieron lo más silente posible, y cuando estuvieron a la orden, una mano derecha se alzó cayendo en dirección campamento de la casa plateada.


 Al bajar uno de sus hombres soltó una piedra que alertó a los habitantes del campamento, éste sin mediar instinto alguno alertó a los suyos, que salieron de la “casa” colocándose en posición de resguardo, cubriendo el área. El Teniente dio orden de disparar contra los contrabandistas y se inició quizás la refriega más particular del siglo, por un lado salían proyectiles de plomo y por el adversario se les respondía con haces lumínicos, que tenían la propiedad de cruzar los blancos y abrirlos como coliflor. Primero cayeron algunas cabalgaduras de la patrulla prácticamente reventadas de “adentro hacia afuera”, luego fueron los patrullantes uno a uno, el “Teniente viendo que la acción no estaba encaminada a ningún final positivo ordenó a sus dos hombres replegarse. Cuando hacía esto, uno de ellos cayó fulminado por una de las lucecitas, éste fue asistido por los dos restantes a pesar de tener el pecho completamente horadado como un diccionario abierto en la página central. Todo terminó cuando el Teniente y su más cercano colaborador abandonan a su compañero en la pampa andina y deciden caminar ya que el cuerpo que cargaban ambos no tenía ningún signo vital. Luego de dos días reportan los hechos a la jefatura, se envía otra patrulla fuertemente armada la que arriba a la zona en un período récord, encontrando una quebrada, con un hilillo de agua, algunas marcas de sangre casi frescas, pero caballares, cuerpos humanos nada y de la casa plateada nunca más se supo”.

Este relato está pintado para los años de la Guerra de las Galaxias, pero en honor a la verdad debemos indicar que todo esto está enmarcado en la secuencia crónica de los comienzos de la década de los cincuenta.

Este pequeño pero significativo incidente yo no lo habría sacado de la memoria del computador y estaría añejándose igual que el vino de no haber conocido por la pluma de ese valiente Ovnílogo español llamado Salvador Freixedo el siguiente relato recopilado por otro grande de la Ovnilogía norteamericana, me refiero a Leonard Stringfield, él obtuvo de un informante del ejército de ese país lo que a continuación señalo: “un grupo de Operaciones Especiales se involucró en una batalla con unos alienígenas, a los que sorprendieron separando diversas partes de cadáveres humanos y metiéndolos en grandes contenedores herméticos.


Todo esto sucedió en los años sesenta durante el conflicto con Vietnam, mientras este “Grupo Especial” desempeñaba funciones en la frontera con Camboya. Este escuadrón especial, fue encerrado durante varios días para que “entregaran la versión bajo narcohipnosis. Finalmente a todos se les borró la película vivida en directo y les fue implantada en la memoria “otra versión” más comprensible y a la vez mas tolerable.
Hecho que, ya hemos visto, al parecer también se usa por estas tierras. Lamentablemente para los impresores de memorias esta técnica a veces falla ya que ese viejo Ovni llamado cerebro tiene sus trucos para grabar, al parecer en muchas pistas, como lo hacen las mesas de edición de música. De aquí para adelante, como decía un viejo comercial radial de una aerolínea: “hasta donde su imaginación lo lleve”.

Mi ánimo no es pretender levantar una versión terrorífica de las entidades extraterrestres, pero un poco más cerca, si alguien del espacio se diera la molestia de filmar un video de lo que nosotros hacemos con los pobres vacunos, caballares, cerdos y borregos en un matadero municipal se sentiría con el perfecto derecho de pensar que los humanos nos merecemos el mismo trato. Además, en el mar no existe una sola clase de peces.

………………………………………………………………..


A continuación, articulo recogido de Internet donde se narra el enfrentamiento humanos-extraterrestres durante la construcción, en 1979, de la base subterránea de Dulce, Nuevo México.

………………………………………………………………..


Philip Schneider

Philip Schneider era un ex-ingeniero del Gobierno que estaba involucrado en la construcción de bases subterráneas. También fue uno de los que sobrevivió al enfrentamiento armado en 1.979 entre los alienígenas Grises Altos y las Fuerzas Militares en la base subterránea de DULCE.



EL ENFRENTAMIENTO EN LA BASE DE DULCE

En 1.979 ésta era la situación real y el enfrentamiento en la Base de Dulce ocurrió por accidente. Yo estaba involucrado en la construcción de una sección extra en la subterránea base militar profunda de Dulce, la cual es probablemente la más profunda de todas.

La misma tiene siete niveles y más de 2.5 millas de profundidad. En ese tiempo en particular, nosotros estábamos taladrando cuatro agujeros muy precisos en el desierto y tratábamos de unirlos todos juntos y hacer una explosión para eliminar una gran sección de tierra.


Mi trabajo era el de descender por los agujeros y chequear las muestras de roca y recomendar el explosivo que se debería usar para esa roca en particular, y cuando estábamos en el fondo de uno de los agujeros nos encontramos en medio de una gran caverna que estaba llena de extraterrestres del espacio exterior conocidos como los GRISES LARGOS.

Yo les disparé a dos de ellos, en ese momento había 30 personas allí abajo, 40 más descendieron después que comenzó todo y todos ellos fueron muertos. Nosotros habíamos caído de sorpresa en una caverna que tenían de base estos seres, más tarde descubrimos que ellos han estado viviendo en nuestro planeta por mucho tiempo, tal vez 1 millón de años, esto puede explicar bastante lo que esta detrás de la teoría de los astronautas ancestrales.




miércoles, 28 de diciembre de 2016

Francisco Franco y los extraterrestres: Cuatro naves, blancas y brillantes, se situaron sobre la vertical del castillo de Mudela, permaneciendo silenciosas.

Francisco Franco y los extraterrestres: Cuatro naves, blancas y brillantes, se situaron sobre la vertical del castillo de Mudela, permaneciendo silenciosas.



En el año 1971, cuatro naves extraterrestres se situaron sobre la vertical donde el dictador español Francisco Franco pasaba la noche. De ello fueron testigos el personal de servicio del castillo de Mudela (Ciudad Real), así como personal encargado de la seguridad, incluido un capitán de la Guardia Civil, quien relató este hecho al investigador español J.J. Benítez.



Todo ello está recogido en el libro FRANCO TOP SECRET, de José Lesta y Miguel Pedrero. En realidad es un relato muy corto, de un tiempo teñido de gris para España y de donde pueden extraerse algunas conclusiones: Una de ellas, que los extraterrestres monitorizan la sociedad de los seres humanos; que nos observan y evidentemente, sacan sus propias conclusiones respecto al desarrollo de nuestra civilización y de aquellos que rigen nuestros destinos; dictadores muchos de ellos.

Como preludio al relato propiamente dicho, he incluido resumido, el testimonio de dos contactados recogido en el libro Los grandes contactados, de Manuel Navas Arcos. Si meditamos la explicación que dan los tripulantes extraterrestres, entenderemos entonces la cerrazón intelectual de muchos políticos, que en ciertos momentos de nuestra historia, “han asumido el papel de líderes”, “visionarios y guías”, “personajes que pretendían dejar una impronta en la historia de la humanidad”…  y sin embargo, mirando hacia atrás, analizando esos momentos históricos, nos damos cuenta que los seres humanos a veces involucionamos, distorsionamos la realidad y creemos en profetas equivocados, tal como le ocurrió a la población de la Alemania nazi en tiempos de preguerra.






Pero… ¿Qué pueden hacer los extraterrestres para ayudar a los seres humanos frente a líderes fanáticos? ¿Deberían actuar? Si lo hiciesen en una ocasión… tal vez deberían hacerlo siempre y quizás, los extraterrestres cambiarían el desarrollo “normal de nuestra historia” y entonces, nuestro “libre albedrío” se rompería… ahí es donde reside la cuestión principal. Si lo llevásemos a otros términos, difícilmente podríamos explicar a un robot, un ser cibernético, que es el dolor o tal vez el amor hacia un hijo: Tan solo los seres biológicos pueden entenderlo. Por la misma razón, se intuye, que si los extraterrestres interviniesen frente a dictadores o fanáticos, los seres humanos no “tendrían una evolución natural como grupo” donde algunas vivencias son necesarias, desgraciadamente, para comprender otras. Por ejemplo, entendemos el significado en su conjunto de “paz” cuando revisamos las interminables guerras que se han desarrollado en la Tierra. Comprendemos la importancia de la “libertad” cuando otros se empeñan en arrebatárnosla. Definimos “ecologismo” al ver la devastación de nuestras selvas, el envenenamiento de los océanos y la polución en el aire…

Tal vez no fue casual que cuatro naves extraterrestres se situasen justo encima donde el dictador español Francisco Franco Bahamonde se encontraba; quizás leyesen su mente, sin gustarles para nada lo que allí había… 



………………………………………………………………

Del libro Los grandes contactados, de Manuel Navas Arcos

 F.SINOD.
La revista La Actualidad Española con fecha 12‑12‑68, publicaba un reportaje que hacía referencia a la fantástica experiencia vivida por un conocido hombre de negocios del Levante español y un extraterrestre llamado Francisco Atienza.
Nuestro contactado, ya fallecido, decidió desde el primer momento de su aventura permanecer en el anonimato. El contacto, tuvo lugar la madrugada del 12 al 13 de noviembre muy cerca del pueblo Castillo de Alarcón.

...Soy Francisco Atienza, desciendo de hombres de la Tierra, pero he nacido en otro planeta. He estado en imperfecta comunicación telepática con usted, pre­parando este encuentro de paz y amistad.

‑ Aunque morfológicamente podríamos confundirnos con los terrícolas y adaptar­nos, con alguna pequeña incomodidad, a la vida física en la Tierra, mentalmente nos sería imposible hacerlo, porque nuestra manera de actuar es distinta de la de los terrícolas y originaría continuos conflictos.
Nosotros leemos en la mente de buena parte de los terrícolas, y lo que leemos en ella no nos complace. Vuestro mundo es inmensamente hipócrita e insincero, aunque una gran parte de la Humanidad terrestre dice aceptar el precepto divino, en que nosotros creemos de amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a tí mismo. Entre nosotros, este mandato informa sistemáticamente nuestra conducta, mien­tras que muchos de los que entre vosotros alardean de cristianos, contradicen con su forma de vida lo que ellos pregonan como sus creencias.

Esto, para quienes nos hemos educado en la Cuarta Civilización de Urln, es inimaginable y no porque seamos perfectamente virtuosos, pero ya están proscritos de entre nosotros los grandes pecados sociales que vosotros cometéis y eliminadas las guerras, las matanzas, la feroz ambición, el afán de dominio y de poder que prevalece en gran número de los humanos. Todo eso nos es tan ajeno como pueda serlo el canibalismo para los españoles de hoy.

Aquellas plagas existieron en la Tercera Civilización de Urln, en la etapa de los Nacionalismos, que con la ayuda de Dios hemos dejado atrás, y que conste que no somos tan estúpidos y orgullosos como para creernos por ello superiores. Simplemen­te, hemos tenido acceso a una civilización más adelantada, por más vieja, y hemos elevado así un tanto nuestro grado de virtud colectiva.
De la infinita serie de escalones que separan a la Divinidad de los seres inteligentes que pueblan el Universo, nosotros estamos respecto a vosotros en una posición que, relativamente, podríamos definir de unos pocos escalones más arriba, que, indudablemente, con el tiempo, también subiréis superándonos quizá, como ya nos superáis en el mundo de la pintura, escultura, música y literatura.

La tragedia en nuestras posibles relaciones mutuas estriba en que no vemos la forma clara de poder ayudaros a subir los escalones más deprisa.
En cuanto el centenar de emigrados de la Tierra y sus descendientes viniese a este planeta en que estamos, vosotros, que establecéis diferencias raciales tan sutiles como el color de la piel, los catalogaríais como invasores, espías, extraterrestres que vienen a invadir vuestro mundo etc, etc..
Un escollo esencial para la convivencia entre los hombres de la Tierra es su total falta de sinceridad. La palabra sirve al hombre para ocultar su pensamiento.



Sería insufrible para vosotros que cuando alguno de vuestros políticos nos dijese: Sed bien venidos, deseamos acoger a vuestros sabios para que nos enseñen lo que ignoramos, nosotros, que no podemos mentir porque nos lo impide nuestro mecanis­mo mental, tuviéramos que responderle: Leemos en tu mente y vemos que tus palabras son insinceras: tenéis grandes dudas sobre la conveniencia del trato con nosotros. Deseáis nuestros adelantos científicos para mejor dominar a otros países. Por ello consideramos nocivo el proporcionaros acceso a una tecnología más avanza­da. Vuestro fallo está en vuestra escasa velocidad en el progreso social, político, moral y religioso, del que os ocupáis muy poco, obsesionados por las conquistas materiales y científicas. Jesucristo os señaló los claros caminos a seguir y vosotros le crucificas­teis. Han pasado veinte siglos y apenas habéis mejorado en lo esencial. Es serio el peligro de una guerra atómica, en una de las naciones técnicamente más avanzadas de la Tierra han sido asesinados recientemente tres de los hombres cuyas ideas podrían haber ayudado a su progreso real.
………………………………………………..

Del libro Los grandes contactados, de Manuel Navas Arcos

PABLO  R.
A continuación voy a transcribir un contacto extraterrestre que sin duda nos transportará a otra lógica. Se trata de la vivencia del Sr. Pablo R. en la provincia de Alicante y que el reportero y gran investigador Luis Jiménez Marhuenda publicó en el periódico Información de Alicante, los días 22 y 29 de Octubre de 1.978.
Lugar de los hechos: una carretera comarcal bastante alejada de los centros urba­nos. Hora 2.30 de la madrugada. Día 5 de Julio.

Don Pablo R. viaja con su coche tras una reunión de negocios que se ha celebrado en una cercana población, se le ha hecho muy tarde y teme que su esposa esté preocupada. Acelera lo posible, pero el camino tiene curvas cerradas, que sortean pequeños montículos, lo que le obliga a conducir con prudencia.
Su mente fluctúa entre la atención al volante y los asuntos profesionales que le han ocupado toda la tarde y gran parte de la noche. Es un hombre práctico, instruido y poco amigo de dejarse llevar por fantasías.



Por eso, cuando ve a lo lejos una luz intensa la cree pertenece a algún coche que viaja en dirección contraria con potentes faros. De pronto la luz se oculta tras una colina y poco después reaparece, llamándole la atención su desmesurada intensidad.
‑ Me extrañó ‑dijo luego‑ no sólo la intensidad, sino el tono. No era blanco, como debiera haber sido de tratarse de los faros de un vehículo, sino de un anaranjado muy fuerte. Desapareció tras una curva y al aparecer de nuevo me pareció tenerla muy cerca. Disminuí la marcha para contemplarla mejor.
Entonces me di cuenta de que tenía forma discoidal y era enorme. No creo que me asustara en ese momento. Bueno...tal vez un poco, no recuerdo. Aquello estaba a la izquierda de la carretera por donde tenía que pasar y decidí acelerar a fondo y alejarme de allí lo más aprisa posible.

La voz de Pablo ha empezado a temblar. Está evocando el instante peor.
‑ Fue el único momento en que tuve realmente miedo. Pensé... ¡qué sé yo! un atra­co.... un secuestro...¡ocurren tantas cosas en estos tiempos!
Pero fue sólo un segundo. Hasta que me di cuenta de que me habían llamado por mi propio nombre. Tenía que ser alguien que me conociera...Apunté la linterna a la oscuridad y distinguí una figura alta...No sé... tal vez un metro ochenta...tal vez más. Vestía una especie de mono transparente muy ajustado. Me extrañó por el calor que hacía aquella noche.
Su rostro era de facciones regulares y sólo recuerdo que sus ojos eran brillantes y un poco rasgados. Como los chinos... o más bien como los malayos.

‑ ¿por qué me han elegido a mí para este contacto?. Nunca creí en los ovnis, ni en que existieran los extraterrestres...
‑ A partir de ahora creerá. Pero no es eso lo que importa. Usted no es el único elegido para un contacto. Hay varios miles de humanos en la Tierra que han vivido o vivirán una experiencia semejante. Debemos cuidar mucho estos contactos porque pueden ser peligrosos para ustedes.
- Pero ¿por qué me eligen a mí y no a algún personaje importante?. Un jefe de Estado, por ejemplo. ¿Por qué nunca han establecido contacto con altos dirigentes del Mundo?.
‑ ¿y quién le ha dicho que no lo hemos hecho?



‑ No lo sé...Creí que tendría más importancia que hablaran con un político...
‑ Los políticos son decepcionantes para nuestra concepción existencial. Represen­tan uno de los estratos más bajos de la espiritualidad de su planeta. Pero ustedes ya están muy cerca de superar la etapa en que tengan que ser dirigidos por ellos. Los sistemas de elección de dirigentes que se ven obligados a utilizar actualmente son nefastos.
El concepto de elección no implica un concepto de libertad, porque no pueden elegir al mejor, sino al que se ofrece, al que se presta con afán de ascender, con la ambición de alcanzar el mando, el poder. Ustedes no tienen opción para elegir el mejor, porque los mejores están imbuidos de un altruismo que les descarta para la política.

Muy pronto quizá antes de un siglo, cuando sus técnicos hayan perfeccionado sus máquinas pensantes.... las que llaman computadoras, podrán utilizarlas para esco­ger el equipo humano más capacitado de todo el planeta. Se llevarán muchas sorpresas. Nosotros vivimos una etapa semejante hace miles de años.
Ahora no necesitamos de máquinas pensantes para hacer la elección. Nuestro sistema de comunicación telepática nos tiene permanentemente informados del pensamiento, ideas, inteligencia, bondad, intuición, capacidad y demás virtudes de todos los habitantes de nuestro planeta. De esta forma es fácil la elección del Consejo de los Veinte.
‑ ¿Qué es ese Consejo de los Veinte?
‑ Los veinte seres más perfectos de nuestro planeta. Ellos son los que rigen todo allí.
‑ ¿Un Gobierno único para todo un Planeta?
‑ ¿No hay guerra allí'?
‑ Hace muchos miles de años que esta palabra no existe ni siquiera en nuestras mentes.

………………………………………………………………





Del libro FRANCO TOP SECRET, de José Lesta y Miguel Pedrero

Los ovnis que espiaron a Franco

El sábado 18 de diciembre de 1971, en el castillo de Mudela, situado en el municipio de Viso del Marqués (Ciudad Real), Francisco Franco, acompañado de su esposa Carmen Polo, su yerno, el marqués de Villaverde, y otros insignes invitados, pasaba unas jornadas de descanso en las que, por supuesto, no faltaron las habituales cacerías. Miembros de la VI Compañía de la Guardia Civil vigilaban, estacionados en cuatro puntos diferentes, los accesos al palacete. En un segundo cinturón, otros miembros de la Benemérita hacen lo propio, distribuidos en cinco zonas.

Castillo de Mudela, en el Viso del Marqués (Ciudad Real, España)
A las once de la noche Franco y sus invitados continúan de tertulia. Así lo indican, al menos, las luces del castillo, que permanecen encendidas. En ese mismo momento Isidro Pradas Toledo, guardés de la finca, sale del castillo para dirigirse a su residencia, una casa situada a poco más de cien metros del palacete. De repente observa en los cielos algo extraordinario, fuera de lo normal. Así se lo contó al periodista J.J. Benítez, reputado especialista en el estudio de los ovnis:

«... de pronto, cuando caminaba hacia mi casa, vi aquello. [ ... ] Eran cuatro luces. Pasaron por mi vertical. Marchaban despacio y no a demasiada altura. [ ...] Eran silenciosas, volaban en una formación perfecta. Dos en cabeza y otras dos atrás. La separación entre ellas no era muy grande. [...] Brillaban intensamente, con un color blanco importante. [...] Me quedé mirando embobado. Y pasaron despacio, sin prisas. Llevaban dirección Almagro, y las vi caer por la finca que llamamos Casa Lato. [ ...] y desaparecieron. A los quince minutos, más o menos, bastante confuso retorné al castillo. Y recuerdo que se lo comenté al conductor del Caudillo y también a don Federico Pajares, el ingeniero. Estaban jugando a las cartas, pero al parecer, nadie había visto nada.



[ ... ] Entonces sucedió algo raro. [ ... ] Franco había solicitado un electricista. La lámpara del techo del dormitorio acababa de fundirse, y provisto de mis herramientas subí hasta las habitaciones del general. Doña Carmen estaba en la cama, leyendo. Franco me pidió un destornillador e intentó soltar los tornillos del enchufe. No fue posible. Le dije que me dejara intentarlo. Tampoco pude. y se fue la luz. A decir verdad, nunca entendí aquel apagón. Total, que el Caudillo pasó su brazo por mi hombro y comentó: “¡Qué artistas somos!”.

En su investigación del suceso, Benítez localizó a un nuevo testigo. Cualquiera que conozca los artículos del tenaz reportero navarro sabe que se trata de uno de los grandes periodistas de investigación del país, a pesar de que su labor no siempre es justamente reconocida al dedicarse a un objeto de investigación tan evanescente como los OVNIs. A pesar de ello, la seriedad de su trabajo está fuera de toda duda. El informador de Benítez, por entoncesun capitán de la Guardia Civil que se encontraba prestando servicios de protección al Caudillo en el interior del palacete, decidió salir al exterior para comprobar el desarrollo normal de las guardias. Habían pasado varias horas desde el avistamiento de Isidro Pradas, cuando de nuevo los extraños fenómenos aéreos se repitieron.


Así lo cuenta el protagonista:
- Nada más pisar el recinto que rodea el palacete, el cabo me salió al encuentro y dijo: “Sin novedad, mi capitán, salvo que tenemos compañía”. Y señaló con la cara hacia el cielo. Al seguir la dirección indicada vi las luces. [ ... ]Eran cuatro y aparecían inmóviles sobre nuestra vertical. [ ...] Dos presentaban un mayor tamaño. Eran blancas y muy brillantes. [ ... ] Los guardias, según me explicaron, las habían visto llegar poco antes, y allí permanecían, silenciosas. [ ...] Encendimos un cigarrillo y comentarnos el asunto, sin dejar de mirar. [ ...] Yen eso estábamos cuando, súbitamente, dos de las luces se hicieron más grandes, por lo que interpretamos que habían descendido. [...] Al instante se detuvieron de nuevo [... ] y comentamos entre nosotros: “¿Serán reflejos?”.

Al momento, como si nos hubieran oído, una de ellas emitióun haz de luz hacia el suelo. Entonces los cuatro ovnis se pusieronen movimiento, alejándose en dirección a Madrid [... ] y lohicieron a gran velocidad, sin ruido ni estampido alguno. Desde luego volaban más rápidos que un caza. [...] ¿Duración? Alrededor de quince o veinte minutos. [ ...] El responsable era yo y no consideré oportuno llamar a Madrid. Ignoro si el Mando de la Defensa los detectó en sus radares. [ ... ] A la mañana siguiente lo comentamos con el resto de la gente, y fue entonces cuando el guarda lo asoció a lo que él había visto unas horas antes. [ ... ] Nadie, insisto, se atrevió a decírselo al Caudillo. Franco salió de caza y no hubo más comentarios».

Francisco Franco, durante una cacería en Toledo (España)

sábado, 3 de diciembre de 2016

En la vibrante media luz que rebotaba del agua en movimiento, vio una figura que parecía transparente. Tenía un casco, era de color plateado, con grandes ojos rasgados y una brillante mancha roja en una banda a lo largo de la frente. Telepáticamente, el extraterrestre le pidió al teniente coronel Philip J. Corso que desconectara el radar durante 10 minutos; y Corso le preguntó: ¿Qué ofreces?... UN NUEVO MUNDO, SI LO PUEDEN ACEPTAR

En la vibrante media luz que rebotaba del agua en movimiento, vio una figura que parecía transparente. Tenía un casco, era de color plateado, con grandes ojos rasgados y una brillante mancha roja en una banda a lo largo de la frente. Telepáticamente, el extraterrestre le pidió al teniente coronel Philip J. Corso que desconectara el radar durante 10 minutos; y Corso le preguntó: ¿Qué ofreces?... UN NUEVO MUNDO, SI LO PUEDEN ACEPTAR




Los extraterrestres… ¿Programan sus contactos con los seres humanos? Muy probablemente, sí. Como los mismos extraterrestres han explicado, la casualidad entendida como tal no existe. En realidad, lo que nosotros concebimos como suerte o azar, se rige por ciertos principios que “determinan unos resultados finales”. Por ejemplo, cuando el teniente coronel Philip J. Corso tuvo un encuentro con un extraterrestre, siendo por aquel entonces comandante de una Estación de Lanzamiento de Misiles del Ejército, en Red Canyon, Nuevo México (USA) no podía imaginar que su filosofía vital, forjada en la rigidez de la milicia, iba a cambiar radicalmente. Al parecer, cuando las ondas de un radar altamente energético chocan contra algunas naves extraterrestres, les provocan averías en sus sistemas de vuelo, llegando incluso a provocar su estrellamiento. En el caso que tratamos, un extraterrestre pidió Philip J. Corso que mantuviese apagados los radares durante diez minutos y Corso le pregunto ¿a cambio de qué? La respuesta descolocó al teniente coronel: Un nuevo mundo, si lo pueden aceptar.


Pero… ¿Por qué precisamente esa respuesta y casualmente, dada a un militar de prestigio como Corso?Se intuye que nada es casual y tal vez los extraterrestres eligieran a una personalidad militar de prestigio entre el estamento militar difícilmente revocable ni cuestionable; todo ello para inculcar una idea básica: El miedo nunca debe ser una barrera frente a filosofías o visiones de otras sociedades distintas y más evolucionadas que la terrestre. Tal vez, los extraterrestres eligiesen a Corso, porque desde su visión militar de la realidad solo existían dos conceptos básicos: amigo o enemigo. Una dualidad, evidentemente, difícil de manejar porque muchas veces lo distinto se confunde con lo enemigo. Y si lo llevásemos a una analogía, se entiende que esas “sociedades extraterrestres” siendo distintas, necesariamente no son enemigas de los seres humanos.

Si sacásemos alguna conclusión, diríamos que el miedo en la psique humana hace verdaderos estragos desde el subconsciente: El miedo “desenfoca la realidad” porque muchos seres humanos prefieren negar unos hechos (la presencia extraterrestre) antes que plantearse si su propia filosofía de la vida es la correcta y  de otro modo, si no deberían cambiarla por otra más evolucionada (en este apartado caben los políticos y su afán de poder; las jerarquías religiosas y su exclusiva mediación por lo divino; los militares buscando incansablemente enemigos a quien abatir; así como los grandes poderes empresariales y financieros, dominados por una avaricia insaciable y desmedida hacia los bienes materiales).


En este contexto… ¿Qué pueden hacer los extraterrestres para darse a conocer? Lógicamente, promover avistamientos con sus naves y enviar mensajes mediante personas, tal vez minuciosamente elegidas y a quienes en la Tierra llamamos contactados (me refiero a quienes verdaderamente lo son)

Según explicó el mismo, el teniente coronel Philip J Corso pudo ver con sus propios ojos a  un  tripulante de aquello que se conoce como OVNIs; incluso tocó con sus manos una nave extraterrestre, coincidiendo en su descripción con uno de los grandes contactados de todos los tiempos, me refiero a Daniel W. Fry quien por casualidades del destino, trabajó como ingeniero en el Campo de Pruebas de White Sands, Nuevo Mexico, en la misma región donde Philip J. Corso contactó telepáticamente con un extraterrestre.


El ingeniero Daniel W. Fry decía lo siguiente en su libro El incidente de White Sands:

Esta es la historia verdadera de un hecho único. Algunos creerán en ella exactamente como está escrita. Deseo expresarles mi gratitud por ello. Otros sonreirán y dirán: suena interesante pero yo no lo creo. Sin embargo, créase o no, en la larde del 4 de julio de 1950, tuve la experiencia de ver, tocar y volar en una cápsula espacial de control remoto , no piloteada, que aterrizó cerca del Campo de Pruebas de White Sands en las afueras de la ciudad de Las Cruces en Nuevo Méjico.
Pronto me di cuenta que este asombroso vehículo había sido, obviamente, creado por una tecnología considerablemente más avanzada que ninguna otra conocida sobre la Tierra. En esa época no se hizo reportaje público del hecho, en parte porque el United States Missile Proving Ground donde yo trabajaba estaba operando en el mayor secreto.



Además la naturaleza del acontecimiento era tan increíble para la mayoría, que parecía improbable que fuese considerado más que producto de fa fantasía. En 1954 sin embargo, fui persuadido de hacer un reportaje público de este hecho.
Por la gran significación social y tecnológica que tiene la llegada de estos artefactos extraterrestres, se me indujo a creer que el público tenía derecho a conocer lo que había ocurrido. Y estaba convencido que debería tener acceso a los datos técnicos y científicos ofrecidos por el piloto de la cápsula espacial. Desgraciadamente, factores involucrados en las reglas de seguridad militar, prohibieron la publicación de una gran cantidad de los datos específicos que yo recibí.
Doce años han transcurrido y los factores que impedían la publicación completa del hecho en aquel momento han desaparecido, y toda la historia puede ser narrada en mayor detalle.

………………………………………………………………………………

Analizando ambos casos, el del teniente coronel Philip J. Corso y el  ingeniero Daniel W. Fry encontramos muchas coincidencias que hacen verosímiles sus relatos: Vieron y tocaron con sus propias manos una nave extraterrestre (Incluso Daniel W. Fry subió a una de ellas). Ambos recibieron un mensaje, que finalmente transmitieron a los seres humanos: una advertencia sobre la irresponsabilidad de los habitantes de este planeta. Tanto Philip J. Corso, como Daniel W. Fry eran personas altamente cualificadas y dudaron antes de dar ese paso de transmitir el mensaje extraterrestre, porque los dos sabían que su reputación podría quedar dañada, o tal vez, sufrir represalias de sus superiores. (He incluido al final de esta entrada, el relato del ingeniero Daniel W. Fry donde explica ese momento, en el cual, una nave extraterrestre aterriza muy cerca de él)

El teniente coronel Philip J. Corso
…………………………………………………………………….

A continuación he traido un pequeño extracto del libro La guerra secreta, el manuscrito oculto* del teniente coronel Philip J. Corso, donde este militar de prestigio nos explica su experiencia vital relacionada con los extraterrestres que visitan la Tierra y como cambió radicalmente su modo de entender la realidad, donde las elites de poder que administran las naciones del mundo, engañan y ocultan la existencia de los seres de las estrellas en este planeta.


Del libro La guerra secreta, el manuscrito oculto* del coronel Philip J. Corso

*(Este manuscrito fue escrito en los últimos años de su vida por el teniente coronel Philip J. Corsoy entregado a sus amigos italianos Mauricio Baitata y a la periodista Paola Harris para que lo publicaran en Italia, país donde vivió algunos años al final de la II Guerra Mundial; posteriormente este manuscrito fue publicado en México por la editorial Planeta, de la mano del investigador mexicano Jaime Maussan. - (una vez, entregado a sus amigos, Corso murió misteriosamente de infarto en Estados Unidos)-. Señalar que durante el tiempo que Corso residió en Italia, fue responsable de la seguridad de las fuerzas aliadas de ocupación en Roma)


UN NUEVO MUNDO, SI LO PUEDEN ACEPTAR.

Mientras estuve al mando de la Estación de Lanzamiento de Misiles del Ejército en Red Canyon, tenía un problema muy molesto. El campo era parte del complejo White Sands. Yo no podía disparar un misil a menos de que me dieran lo que se llamaba un “tiempo verde”. Esta coordinación era necesaria para que no hubiera interferencia de radar. A veces me dejaban esperando durante horas, con cientos de hombres aguardando.
Un cálido día, durante una de esas esperas, yo estaba en el campo con dos de mis sargentos (mi puesto de comando era una caseta blanca en lo alto de una colina que dominaba el campo). Red Canyon estaba sólo a unos kilómetros de Roswell y de Los Álamos.
El sargento primero Willis me preguntó si me gustaría visitar una mina de oro, sólo a unos cuantos kilómetros del campo. Fuimos, y a kilómetro y medio más o menos del sitio de lanzamientos de la Batería D, salimos del polvoriento camino del desierto y dimos vuelta en lo que parecía un “dique lunar”.

Oscuras rocas a ambos lados, luego un área en declive con una oscura silueta como un acantilado. Nos detuvimos y caminamos cerca de 100 metros hasta un estanque de agua que se evaporaba. En el área del acantilado había una apertura, por donde entramos en el tiro de la mina. Hilos de agua corrían por el suelo a la entrada. Mis hombres me dijeron que antílopes, burros, coyotes, conejos, aves e incluso grandes serpientes cascabel, llegaban aquí a disfrutar del agua fresca. Era como un oasis en el desierto. Había poca vegetación ya que el área era casi por completo rocas oscuras tipo lava.

Una semana más tarde, más o menos, estaba en mi caseta de comando durante una de esas esperas generadas por White Sands. Decidí tomar un jeep y visitar la mina de oro yo solo. Cuando llegué, algunos animales estaban alrededor del estanque.
Llegué hasta la apertura y me senté a refrescarme en el aire acondicionado natural. El sonido del suave goteo del agua era casi hipnótico.
Me adormecí.
Como me dijeron los italianos en Roma, mi sexta capa dimensional (?), el instinto, se hizo cargo. Mi mano derecha se fue acercando poco a poco a la funda de mi pistola. Saqué mi .45 y quité el seguro. (Cada tercer cartucho tenía un tipo de perdigón que se usaba para dispararle a las víboras.) En esta estructura tipo cueva, no podría fallar. Saqué mi pistola y me rodé de lado.


De pronto, registré una palabra en mi cabeza:
-“No”.
En telepatía mental respondí:
-“Amigo o enemigo”.
Llegó la respuesta:
-“Ninguno”.

Estaba impresionado.
En la vibrante media luz que rebotaba del agua en movimiento, vi una figura que parecía transparente. Tenía un casco, era de color plateado, con grandes ojos rasgados y una brillante mancha roja en una banda a lo largo de la frente.
El mensaje continuó mientras nuestros ojos se encontraban en la semiluz:
-“¿Me darás 10 minutos sin radar después del tiempo verde?”
Yo respondí con el pensamiento:
-“10 minutos puede ser una eternidad, ¿qué ofreces?”
-“Un nuevo mundo, si lo pueden aceptar”.
Me puse de pie, regresé mi pistola a su funda, caminé hasta el jeep y llamé por radio a los cuarteles del campo.
-Capitán Williams, ¿ya le dieron tiempo verde?
-No señor, pero White Sands dijo que en los siguientes 15 minutos.
-Voy en camino. Cuando le den “tiempo verde” asegúrese de que los radares estén apagados y permanezcan así durante 10 minutos.
Arranqué el jeep, miré hacia atrás y vi una figura en la vibrante luz de la apertura de la mina. Saludé militarmente y me fui.
Cuando llegué al cuartel general del campo, el Cap. Williams reportó:
-Señor, la Batería D se acopló durante 60 segundos a un objeto que viajaba a 4 mil 800 km/h a 80 kilómetros de distancia.
-Pídale a la Batería D que me envíe la cinta.
Los radares apagados deben haber permitido una apertura para dejar pasar un OVNI avistado. ¿Captó a mi recién adquirido amigo? ¿O enemigo?


RELATO ALTERNATIVO DEL MISMO ACONTECIMIENTO

Por instinto, busqué mi pistola .45. Cada tercera bala era un casquillo .45 con una punta de perdigones, como en los rifles de postas. Les disparábamos a las víboras con ellas. Las víboras de cascabel eran inmensas. Se enrollaban a lo largo del camino, la cabeza erguida al centro, el cascabel al final. Ellas no podían atacar en esta posición.
Al tirarme pecho tierra y sacar mi .45 la apunté hacia la parte de atrás de una saliente. Vi algo enroscado o un casco con algo envuelto sobre los hombros de un EBE. No disparé porque en un área cerrada de rocas, los perdigones podían rebotar.
Entonces llegó el pensamiento “No dispares”.

La luz vibraba en las ondas del agua. Creí ver ojos sobre el enroscado y un posible casco ovalado. Como habíamos conjeturado que posiblemente un radar causó el impacto Roswell, enfundé mi .45 y pensé: “Después del tiempo verde, 10 minutos sin radares”. Yo tenía los medios y la autoridad para dar esa orden. Al salir de la cueva, hacia mi jeep, pensé que daría esa orden. En el camino de regreso seguía pensando: ¿Qué obtuve, si es que obtuve algo, de esa alucinación? Subconscientemente, ¿hubo un trato? “Un nuevo mundo, si lo puedes aceptar”.
En los siguientes años, esta frase se repetía una y otra vez en mi mente. En cuando a la serpiente enroscada (caduceo) es el símbolo de la curación. Reunimos una gran lista de subproductos médicos y otros avances de nuestra l&D. ¿La conversación mental? En ese momento la descarté como productos de mi imaginación. En 1960 descubrí que sin cuerdas vocales, posiblemente ellos se comunicaran mediante telepatía. El “No [dispares]” - una inclinación natural de mi parte, una serpiente enroscada no podría atacar y los rebotes [de balas] podrían ser peligrosos. El intercambio “Amigo o enemigo” - esto lo hemos discutido varias veces. Mi inclinación siempre fue “enemigo”.



Pero ¿por qué no habían atacado? ¿O lo habrían hecho en otro nivel, no militar, como nosotros conocemos la guerra? Por otro lado, pensé, si un superintelecto está involucrado, ¿por qué deberían pensar en nuestros términos? “Ninguno”, es lo más lógico de su parte. Reflexioné: era una buena respuesta.
¿Era parte de mis propios pensamientos o algo plantado en mí? Quizá, las dos cosas.
Luego: “Al momento del tiempo verde, dejar 10 minutos sin radares”. Términos normales para un intercambio de pensamientos en el momento y lugar.
En mi mente estaba incrustado que el radar causó la pérdida de control y el impacto. Un desarrollo lógico en mi mente o intercambio: “Dejar 10 minutos”. Nuevamente, lo lógico es que yo pidiera algo a cambio. El tiempo es relativo, yo agregué: “10 minutos puede ser una eternidad, ¿qué ofreces?” Mi modo de pensar y analizando si hubo un intercambio mental, tendría que ser (la respuesta).
“Un nuevo mundo, si lo puedes aceptar”. No había otra respuesta posible. Los escombros, la l&D, nuevos conceptos, etc., no eran nada más que el inicio del desafío: “Si lo pueden aceptar”. Muchos hombres han asumido el reto. Nuevos desarrollos están llegando tan rápido, después de un inicio lento (1947-1960), que apenas nos podemos mantener al día con ellos. Si la alternativa es la destrucción estamos progresando bien hacia “aceptarlo”.
Como dijo Hermán Oberth, “Hemos sido ayudados por seres del espacio exterior”. Mucho de lo que yo hice durante mi estancia en l&D fueron sólo conceptos, pero muchos están funcionando. ¿Podría ser que recuperáramos nuestro mundo y ellos nos dejarían en paz y se irían?



Al regresar del vuelo sobre el área en que el OVNI había aterrizado, decidí tomar mi carro de comando y visitar el sitio. Mi carro no era bueno en el desierto. No podía salir de los caminos de tierra y el polvo entraba incluso por el piso. Le pedí al Ft. Bliss que me enviara un viejo carro de comando de la Segunda Guerra Mundial. Estaba construido muy por encima del suelo, tenía grandes llantas y tracción en las cuatro ruedas. Era ideal para atravesar el terreno del desierto y no requería caminos. Así que me fui por el área a cerca de 20 kilómetros de los sitios del campo de lanzamiento, muy al fondo del área bajo mi jurisdicción. Decidí ir solo. Llevé mi cinturón con pistola y cantimplora, un mapa, una brújula, un contador geiger de los que usábamos para probar voltajes perdidos en la conexión entre el propulsor y el misil.

Ahora me adelantaré a 1960 para contar lo que vi y mis pensamientos. Estaba en mi oficina, la División de Tecnología Extranjera de la Oficina del Jefe de Investigación y Desarrollo. Sentados ante mí estaban dos científicos alemanes, miembros de mi equipo de inspección.
Le recordé a Hans la noche después de que vimos la alineación de moléculas/átomos en el metal, y él dijo: Si creyera en todo lo que escuché hoy, posiblemente tendría que desaprender todo lo que he aprendido. Hans, ¿recuerdas mi respuesta? “Posiblemente tendrás que hacerlo”.
Y tu respuesta: “Recordaré lo que dices”.


Ahora, quiero que escuchen una historia y luego que me digan lo que piensan. Puede que tenga que embarcarme en una nueva curva de aprendizaje.
En 1957 me adentré en el desierto de Nuevo México yo solo. Había volado sobre mi destino esa misma mañana. Cuando llegué al sitio que había marcado en mi mapa, no había nada más que desierto.
Me senté en mi carro de comando y vigilé el área con binoculares. Finalmente vi algo que brillaba como una onda de calor. Yo podía ver a través de las vibrantes olas. De repente se materializó. Parecía un objeto de metal del tipo de un plato como el que su científico Víctor Schauberger había construido para Alemania. Pasaron unos segundos y abruptamente desapareció.
Me acerqué más. Me detuve y esperé. Luego nuevamente, después de 10 minutos, se materializó de la misma manera vibrante, y luego desapareció rápidamente.

Tomé el tiempo de sus apariciones (48 segundos). Nuevamente, después de 12 minutos, volvió a aparecer. Levanté una piedra del desierto y la lancé al objeto que parecía de metal sólido. La piedra rebotó pero no hizo ruido. Nuevamente desapareció. Coloqué una piedra grande en el lugar y algunas hierbas. Cuando volvió a aparecer, aplastó tanto la piedra como las hierbas. Por el intervalo de tiempo que había calculado, tuve un total de cinco minutos para observar el objeto en su estado sólido. En esta aparición reuní valor, me acerqué y coloque mi mano sobre él. En el cálido sol del desierto, estaba fresco, la superficie era suave y se sentía como una mesa muy bien barnizada.
No tenía orillas burdas, ni soldaduras, tornillos o remaches. Cuando desapareció, regresé a mi carro de comando y me senté a observar la secuencia de ahora lo ves, ahora no lo ves. Cada vez parecía sacudirse, pero era más como una vibración o temblor.
De pronto, en la siguiente aparición, mi brújula comenzó a dar vueltas y mi contador geiger empezó a fluctuar. Yo pensé: la discreción es la mejor parte del valor. Arranqué el motor, puse el carro en reversa y aceleré. Después de unos 300 metros el motor se paró. El objeto se levantó suavemente, se volvió sobre un lado y desapareció en un rayo. Parecía como si una burbuja gigante se cerrara alrededor de un túnel. Luego, no había nada más que cielo y desierto. El rayo de color brillante, al desaparecer, quedó grabado en mi memoria.

Arranqué el motor e hice cuatro o cinco círculos amplios alrededor del sitio. Me detuve y descendí y creí ver unas huellas en el suelo. Parecían haber sido hechas con un mocasín suave. Coloqué mi pie al lado, yo calzo del 8, las huellas eran aproximadamente de la mitad del tamaño. Coloqué las puntas del contador geiger en una de ellas, no hubo reacción. Coloqué mi brújula, apuntaba al este, hacia los sitios de mi lanzamiento de misiles, a unos 10 km de distancia.
Miré a mis dos amigos, individuos muy serios, inteligentes y disciplinados, y dije:
-Me da mucho gusto observar en sus caras que no piensan que estoy loco.
Hans habló:
-Por el contrario, me complace mucho escuchar una historia tan maravillosa y te quiero agradecer la confianza que nos tienes.
Me reí y dije:
-Bienvenidos a bordo, hermanos chiflados. Debemos ser una raza única. Ahora, caballeros, seriamente, ¿qué fue lo que vi y con lo que me topé? Confío en su juicio.
Hans habló primero:
-Yo creo que te topaste con una máquina para viajar en el tiempo. Por alguna razón, su mecanismo de viaje en el tiempo funcionó mal y se estaba ajustando. Eso explica las apariciones y desapariciones. Estaba entrando y saliendo de nuestro marco de tiempo. Fuiste testigo del más notable fenómeno. Me siento eufórico sólo de pensar que tal cosa es posible.
Luego Max habló:
-El objeto estaba volando mediante campos artificiales de gravedad, lo que explica la luminosidad, y se estaba yendo. Eso también explica los fuertes campos eléctricos ymagnéticos captados por tu brújula y tu contador geiger. Estos campos pueden producir velocidades mayores a la de la luz, lo que hace posible el viaje en el tiempo.

Luego me puse de pie y dije:
-Gracias, caballeros. Continuaremos con nuestras conversaciones. Podemos hacer mucho bien incluso si no entendemos todo lo que vemos o escuchamos. Y como lo ha dicho su asociado, el Dr. HermánOberth: “Hemos recibido ayuda”.

Una vez el Tte. Gral. Arthur G. Trudeau me dijo: “Si es posible, nosotros podemos hacerlo”. Quizá en el futuro algún joven y emprendedor oficial del ejército encontrará un reporte anónimo en los archivos, con el que pueda desarrollar un nuevo concepto del viaje en el tiempo.
………………………………………………………………………………..




El teniente coronel Philip Corso quien sirvió en la Administración de Eisenhower y posteriormente estuvo al frente del Foreign TecnhnologyDesk (Unidad de Tecnología Extranjera, léase: Unidad de Tecnología Extraterrestre) en el Departamento de Investigación y Desarrollo de la Armada Americana. Corso afirma haber visto un extraterrestre de la tipología de los Grises muerto proveniente del accidente en Roswell, Nuevo México en 1947. Corso sirvió a la Armada durante 21 años y recibió 19 medallas y condecoraciones de honor. Después de más de 30 años de silencio Corso revela en su libro The Day After Roswell, en 1997, cómo lideró un programa clandestino top secret para reinvertir tecnología extraterrestre rescatada del accidente en Roswell. En su libro escribe que desarrolló exitosamente múltiples proyectos para reinvertir esta tecnología e insertarla en empresas civiles patentándola como si hubiesen sido éstas las que hubiesen desarrollado la tecnología. Algunas de las empresas que se beneficiaron son IBM, Hughes Aircraft, Bell Labs y Dow Corning. Corso afirma que el rápido desarrollo de tecnología en los años 50 como la fibra óptica, los chips con circuitos integrados, equipamiento de visión nocturna, fibras súper resistentes como el Kevlar fueron el resultado de estos proyectos clandestinos. Su libro es su testimonio.
(FUENTE: “A Reportonthe Motivations and Activities of ExtraterrestrialRaces - A Typology of the Most Significant Extraterrestrial Races Interactingwith Humanity”, Michael Salla, Ph.D.).


…………………………………………………………………….

El ingeniero.Daniel W. Fry
(He incluido una pequeña parte del libro El incidente de White Sands, del ingeniero Dr. Daniel W. Fry, en cual narra la llegada de una extraña nave, volando silenciosamente y tras dudar, se convenció finalmente de que era una nave extraterrestre. Puede decirse, que Daniel “aguantó el tirón que provoca el miedo inicial a lo desconocido” y como su “curiosidad científica” lo llevó a tocar aquella nave prodigiosa…)

El incidente de White Sans-Dr. Daniel W.Fry

El objeto estaba ahora a menos de cien pies de distancia. Empezó a moverse más lentamente, a no más de diez a quince millas por hora y pareció disminuir la velocidad a un ritmo tal que pararía antes de alcanzar el suelo. También pude ver que su forma era esferoide, achatada en los polos, de aproximadamente 30 pies de diámetro en el ecuador o parte más ancha.
Algo tranquilizado por su movimiento más lento, permanecí donde estaba, observando cómo se deslizaba, tan liviano como una semilla de cardo flotando en la brisa. Se posó en tierra a unos setenta pies sin el menor golpe o sacudida.
Salvo el crujido de los matorrales debajo de él, no hizo ningún sonido. Por casi un minuto permanecí sin movimiento. Una fantástica sensación me sobrecogió, y permanecí mirando el objeto, desconcertado y hechizado como un niño que estuviera observando una representación insólita en el circo.

Durante muchos años había estado empleado en el campo del diseño de naves aéreas y espaciales, y había colaborado en el desarrollo de muchos proyectiles guiados (dirigidos). A través de mi trabajo en White Sands Proving Grounds y otros centros de desarrollo, me había familiarizado con la mayoría de los adelantos recientes en aeronáutica. Pero aquél artefacto era tan adelantado con respecto a cualquier cosa que yo hubiese jamás oído, que me sentí como aquel granjero de la zona selvática que, cuando vio por primera vez una jirafa dijo: “Yo lo veo, pero no lo creo”.


Mi primer pensamiento consciente fue “Este aparato extraño podría ser alguna cosa diseñada secretamente por la unión Soviética”.
Nosotros sabíamos que Rusia clamaba estar a la cabeza en el desarrollo de los grandes cohetes, pero esto obviamente no era un cohete. Reflexioné un momento, y quedé convencido que este no podía ser un dispositivo creado por la Unión Soviética o en cualquier otro lugar de la Tierra. La inteligencia y la tecnología que había diseñado y construido esa nave, había encontrado la respuesta a muchas preguntas que nuestros mejores físicos no habían todavía aprendido a preguntar.

La maniobra de la nave fue silenciosa. Ninguna hélice azotó el aire. No vi el destello ni oí el estruendo de gas incandescente lanzado desde las toberas para producir empuje. La nave simplemente se deslizó silenciosamente y se asentó suavemente sobre la tierra.
Antes de aterrizar había disminuido su velocidad a pocas millas por hora, sin embargo no mostró signos de caída. Solamente un helicóptero o una nave más liviana que el aire podrían duplicar este hecho. Pero en este vehículo no había hélices. Y el hecho de que los matorrales fuesen aplastados debajo de él cuando se asentó en la tierra, probaba concluyentemente que no era una nave más liviana que el aire.

Cualquier cosa que este vehículo pudiese ser, podía operar eficientemente y sin esfuerzo, violando las leyes de gravedad. Cuando todo esto atravesaba mi mente, me aproximé lentamente a la nave. Mi instinto y mi razón me decían sin embargo, que debía poner la mayor distancia posible entre mí y ese desconocido e impredecible artefacto. Como la mayoría de los científicos ocupados en la investigación, había sido dotado desde niño con una vehemente y activa curiosidad. Cuando el objeto de esta curiosidad era de naturaleza científica, especialmente cuando parecía tratarse de un adelanto importante de la tecnología, la curiosidad se transformaba en una fuerza impulsora que barría con todas las razones.


Me aproximé a pocos pasos de la nave, y me detuve para mirar y escuchar si algún signo de vida o sonido salía de su interior. Nada sucedió. Mientras la nave estaba detenida silenciosa e inmóvil sobre la arena, di vueltas a su alrededor y la examiné cuidadosamente. Era un esferoide considerablemente aplanado en sus extremos superior e inferior. Su dimensión en sentido vertical era de aproximadamente dieciséis pies, y su diámetro horizontal de unos treinta pies en su parte más ancha, la cual estaba a unos siete pies del suelo.
Su curvatura era tal, que vista desde abajo y a unos 45 grados de la vertical, parecía tener la forma de platillo, aunque en realidad se parecía más a un plato de sopa invertido sobre una fuente.

El color azul oscuro que había presentado al principio, había desaparecido. Una inspección más minuciosa demostró que la superficie metálica estaba muy pulida y de un color plateado con un ligero violeta iridiscente. Caminé alrededor de la nave sin ver ninguna señal de abertura o juntas. “Si hay alguien adentro, pensé, debe entrar a través del extremo superior o inferior”.
Me detuve luego para mejor evaluar mi situación. ¿Qué debería hacer? ¿Debería volver a la base e informar la llegada de la extraña nave?

Al principio esto me pareció la cosa más lógica, pero luego otro pensamiento intervino: Me  tomaría unos tres cuartos de hora por lo menos para regresar a la base,encontrar alguien autorizado y volver con otros observadores.
¿Y si el aparato se iba mientras tanto? Sólo quedaría un parche de pastos aplastados para corroborar mi historia. ¿Quién me creería? Y si alguien me creyera,¿estaría dispuesto a admitirlo?


Había leído que el ridículo había cubierto a aquellos que habían afirmado haber visto objetos voladores no identificados en el aire. Mucho más me hubiesen criticado a mí si afirmaba haber visto uno en tierra, y haber estado tan cerca como para tocarlo Y sin embargo, no tenía pruebas del hecho salvo unos matorrales aplastados.
Cuando me di cuenta de esto, aunque yo había estado suficientemente cerca para tocar la nave por espacio de varios minutos, sin embargo no lo había hecho.
Quizás pudiese por el tacto, aprender alguna cosa respecto al material de que estaba construido. De todas maneras, podría apreciar la temperatura.

Me acerqué y cuidadosamente toqué la superficie metálica. Era apenas unos pocos grados más que la temperatura del aire e increíblemente suave.Es difícil describir el grado de suavidad. Si pasara su dedo por encima de una perla cubierta por una fina película de jabón, podría tener la sensación en alguna manera similar a la que yo sentí cuando toqué el metal de la nave Froté la nave con la palma de mi mano, y sentí un ligero pero definido hormigueo en la punta de mis dedos y en el talón de mi mano.

Luego percibí una voz crispada en el aire, a mi lado:
-Mejor no toque el casco, compañero, ¡todavía está caliente!
Yo no me había dado cuenta bajo que enorme tensión estaba, hasta que la voz rompió repentinamente el silencio. Di un salto hacia atrás, tropecé con unas matas y caí en la arena cuan largo era. Percibí algo parecido a una risa ahogada, y luego volví a oír la voz en un tono algo más amistoso.
-Tómelo con calma, compañero, está entre amigos.
La humillación por mi poco graciosa postura, combinado con el suave tono de la voz y sus frases familiares, sirvieron para barrer el miedo que yo sentía y reemplazarlo por una ligera irritación. Me levanté, sacudí mis ropas y me arranqué un abrojo que se había guarecido entre mis cabellos.

Miré de donde podía proceder la voz, pero no vi ninguna persona ni artefacto.
-Podía haber bajado el volumen-  rezongué- No necesita reventarme los oídos de esa manera. Ud. me ha espantado para toda una semana.
- ¿Reventarme los oídos? -la voz dudó- Oh, ¿Ud. quiere decir que la amplitud de volumen de la advertencia fue muy grande? Lo siento, pero Ud.  estaba a punto de matarse y no había tiempo que perder regulando los controles.
-¿Quiere Ud. significar que el casco es altamente radioactivo? –Pregunté- Si es así, yo estoy todavía demasiado cerca.
-No, no es radiactivo, -fue la respuesta.  -Usé el término “caliente” porque creo que es el que mejor puede expresar la condición en su lenguaje. El casco tiene un campo a su alrededor, que rechaza toda materia. Sus físicos lo describirían como el “anti” aspecto de la fuerza de atracción del átomo.



Cuando ciertos elementos como el platino son adecuadamente preparados y expuestos hasta la saturación, a una corriente de fotones de muy elevada energía, las partículas de la fuerza de atracción se generarán por fuera del núcleo. Como las partículas tienden a rechazarse unas a otras como hace toda la materia, ellas lo mismo que el electrón, tienden a migrar a la superficie del metal donde se manifiestan como fuerza repelente.

Las partículas tienen una vida media de varias semanas de vuestro tiempo, así que la radiación cósmica normal recibida por la nave mientras está en el espacio, es suficiente para mantener una carga efectiva. El campo es muy poderoso a distancias moleculares pero disminuye en relación a la séptima potencia de la distancia, así que la fuerza se vuelve insignificante a unos pocos micrones del casco.

Quizás Ud. notó que la superficie parecía suave y resbaladiza. Esto es porque en realidad su mano no tocó el metal, sino que fue mantenida a corta distancia de la superficie por el campo de repulsión. El uso de este campo protege el casco de ser raspado o dañado durante el aterrizaje. También disminuye tremendamente la fricción del aire cuando se viaja a altas velocidades a través de la atmósfera.
-Pero, ¿cómo podría esto matarme? -pregunté. -Yo toqué el casco y solamente sentí un ligero cosquilleo en mi mano. Y ¿qué quiso Ud. significar con su observación sobre mi lenguaje? Si Ud. no es americano, pues entonces yo nunca he escuchado a uno.
-A su primera pregunta, -replicó la voz-, no lo hubiese matado inmediatamente.En realidad podría haber tomado varios meses, pero hubiese sido tan cierto como si lo hubiese hecho en forma instantánea.
La mejor manera que puedo explicarlo es decir que la exposición de la piel humana a la fuerza del campo que está alrededor de la nave produce lo que Uds. llaman “anticuerpos” en la corriente sanguínea. Por alguna razón que todavía no es completamente conocida, estos anticuerpos son absorbidos por el hígado cuya función altera, provocando el agrandamiento y la congestión, del mismo.
Cuando la piel es expuesta por un minuto o más, la muerte es prácticamente cierta. En su caso, yo no creo que haya estado expuesto tiempo suficiente para un daño mayor, aunque indudablemente Ud. sentirá algún efecto más tarde o más temprano, siempre que sus funciones biológicas sean idénticas a las nuestras y nosotros tenemos muchas razones para creer que esto es así.
A su segunda pregunta, yo no soy un americano como Ud., aunque mi actual misión requiere que yo me transforme en uno. El hecho que Ud. me creyera uno de sus compatriotas es testimonio de mi éxito en el esfuerzo que he gastado en estos dos últimos años, para aprender y practicar el uso de su lenguaje e idioma.
La verdad es que nunca he puesto un pie sobre su planeta. Requerirá cuatro años más para adaptarme a la atmósfera y a la gravedad, e inmunizarme a sus agentes biológicos (microorganismos).



Estuve parado silenciosamente por lo que me pareció largo tiempo, tratando de asimilar el completo significado e implicaciones de sus palabras.
Por fin dije lentamente:
-“Si no hubiese visto a este aparato con mis propios ojos, venir y aterrizar, hubiese concluido que había estado leyendo demasiado novelas de ciencia ficción. Pero mi entrenamiento científico y años de estudio sobre el espacio, me han preparado para admitir la posibilidad de casi cualquier cosa. Además, desde que el hecho de que yo esté aquí y de que lo haya visto aterrizar es completamente accidental, es obvio que mi credulidad o mi escepticismo no deben tener la menor importancia para Ud.
-Por el contrario, -replicó la voz-. Es importante para nosotros de que Ud. tenga la oportunidad de conocer los hechos y que se forme su propia opinión al respecto. Uno de los principales propósitos de esta expedición, es determinar la adaptabilidad básica de aquellos que habitan la tierra, y particularmente su habilidad para adaptar sus mentes serena y rápidamente a concepciones que son completamente extrañas a sus costumbres y a su modo de pensar.
Las expediciones previas de nuestros antecesores en un período de muchas centurias, se encontraron con un fracaso casi total en este aspecto. Esta vez hay la esperanza de que seremos capaces de encontrar mentes más entrenadas y más receptivas para que nosotros podamos ayudarlos en el progreso de su raza. En su propio caso, su conducta me ha gustado y ha sobrepasado nuestra mejor expectación.

-Puedo ver, -dije-, que su raza, cualquiera que ella sea, y la nuestra, tienen por lo menos una cosa en común; que el sarcasmo es la principal forma de humor: Sin embargo Ud. no me puede molestar de esta manera. He sido satirizado (tomado el pelo) por expertos.
Me doy cuenta que todo lo que hice desde el primer momento ha sido erróneo. En primer lugar, si yo hubiese tenido sentido común, hubiese escapado cuando lo vía acercarse, en vez de esperar y correr el riesgo de ser aplastado.
Cuando Ud. aterrizó, en vez de irme o permanecer por lo menos a cierta distancia, me puse a husmear alrededor de la nave. Luego cuando su voz de alarma llegó a través del parlante o de lo que sea, en vez de aceptar la advertencia con calma y rápidamente, salté como un conejo asustado y aterricé en la arena en una posición tan indigna y ridícula como se pueda imaginar.
 Por último y no lo menos importante, Ud. aparentemente supone que yo creo las afirmaciones que Ud. ha hecho. Como dije antes, yo estoy preparado para considerar la posibilidad de que sean verdad. También estoy preparado para considerar la posibilidad de que no lo sean.

-Precisamente, -replicó la voz-, permítame explicarle mi posición. No hubo la menor intención de sarcasmo. Yo quise decir exactamente lo que dije. En primer lugar Ud. manifestó que la curiosidad lo empujó a investigar la nave, sometiéndose a riesgos desconocidos, en vez de buscar seguridad con la huida.
Esto representa la lucha entre el deseo de conocimiento y el deseo de la propia seguridad. Creo que es un viejo dicho entre Uds. que la propia conservación es la primera ley de la naturaleza. Es estimulante notar que su deseo de conocimiento puede ocasionalmente sobreponerse al instinto animal básico.
Cuando le di la voz de alarma, su reacción no fue de miedo como Ud. parece pensar. La verdadera reacción de miedo lo hubiera inmovilizado por lo menos por un momento. En cambio Ud. reaccionó inmediatamente y de manera adecuada.
El hecho es que, a pesar de hallarse en circunstancias completamente únicas en su experiencia, Ud. escuchó tranquilamente mi voz y replicó en forma lógica. Esta es la mejor evidencia que su mente es del tipo que nosotros esperamos encontrar.



-Gracias por sus cumplidos, -dije-. Me gustaría creer que los merezco; pero su afirmación implica que Ud. se propone usarme en algún proyecto, que involucra adelanto científico para el pueblo que vive ahora en la Tierra. ¿Por qué a mí? ¿Porque yo estaba accidentalmente aquí cuando Ud. aterrizó? Podría ponerlo en contacto, aquí en el campo de pruebas de cohetes, con varios hombres dignos de confianza que son considerados científicamente más avanzados que yo.

-Cuando Ud. dice que estaba aquí por mera casualidad, subestima nuestra habilidad para seleccionar a quienes deseamos hablar, -fue la respuesta-. Los cerebros de muchos terráqueos transmiten fácilmente, pero Ud. es uno de esos raros individuos cuyo cerebro también recibe bien.
Hemos investigado cuidadosamente la mente de muchos de sus científicos eminentes. En todos los casos encontramos que sus mentes se habían endurecido en un molde basado en sus concepciones presentes. Sus mentes han avanzado hasta un grado tal que ellos creen que lo conocen casi todo en el mundo científico. Así ellos encuentran difícil cambiar sus puntos de vista o formarse nuevas opiniones.

Yo quiero aclarar lo que quiero significar, mediante una analogía. Un hombre que busca conocimiento científico es como una hormiga que está subiendo por un árbol. Ella sabe que está desplazándose hacia arriba, pero su visión es corta, y es incapaz de abarcar todo el tronco. El resultado es que puede desviarse a una rama inferior sin darse cuenta que se ha alejado del tronco principal.
Todo va bien por un tiempo. Todavía puede subir más arriba y recoger unos pocos frutos de su progreso; pero pronto comienza o confundirse cuando la sólida rama que creyó el tronco, empieza a subdividirse en millares de pequeñas ramitas y hojas: que apuntan todas en distintas direcciones.
Así, el buscador de conocimiento encuentra que la “gran ley fundamental” que creía inamovible, ahora empieza a subdividirse y a apuntar en direcciones opuestas.

Como resultado de esta confusión, los científicos llegan a la conclusión deque están llegando al límite del conocimiento concebible y que todas las leyes físicas se vuelven en última instancia, puramente estadísticas.
Cuando ellas alcanzan este punto, la única manera de que puedan hacer posteriormente progresos es siguiendo la línea del razonamiento matemático abstracto. Es como viajar en un tren subterráneo. Uno puede llegar a su destino pero no sabe por dónde va. Así que no hay manera de saber si podía haber elegido un camino más corto o más fácil para llegar al mismo lugar. “Su ciencia está ahora en esta situación”.



……..……………………………………………………….

DATOS DEL AUTOR DR. DANIEL FRY

El Dr. Daniel W. Fry es un científico de prestigio internacional, investigador e ingeniero electrónico, reconocido por muchos como uno de los científicos del mundo mejor informado en espacio y viajes espaciales. Es conocido por millones de gente a través de los Estados Unidos, Canadá y Europa por sus conferencias y aparición en cientos de estaciones de radio y televisión.
Dr. Fry tiene el título de Ph. D. del  St. Andrews College de Londres, Inglaterra. Su tesis de doctorado fue “Pasos a las Estrellas”. Y fue miembro fundador del NICAP (National lnvestígating Committee on Aerial Phenomena, Washington D.C.).
Es autor de varios libros importantes en el campo de la física y espacio exterior, y figura en el libro “¿Quién es quién en el OESTE?” desde 1961. También es Presidente Internacional de “UNDERSTANDING”, Inc.

Mientras el Dr. Fry era Vicepresidente a cargo de investigaciones en la Crescent Engineering Company en California, desarrolló ciertas partes para el sistema de guía del cohete Atlas. Antes de su asociación con la Crescent Engineering and Research, el Dr. Fry estuvo empleado por la Aerojet General Corporation. Trabajó para Aerojet en el White Sands Proving Ground, cerca de Las Cruces, Nuevo Méjico donde estaba a cargo de la instalación de instrumentos para el control y guía de los proyectiles. Además estuvo empleado como consultor en el Institute of Technology de California.