Buscar este blog

domingo, 19 de febrero de 2017

Tecnología recuperada de naves estrelladas (reverse engineering): Ningún cableado, como el que nosotros utilizamos, fue hallado en la nave impactada en Roswell. Sin embargo, se descubrió un sistema tipo arnés. Al principio parecía ser un atado de cables. Se había separado de algún tipo de panel de control. Las puntas de los cables (cerca de doce) que aparentemente se habían deshilachado, emitían colores brillantes intermitentemente. Al examinarlos se encontró que no eran cables, sino que parecían ser tubos de vidrio o plástico transparente. No podían ser rotos o cortados y parecían tener una composición tipo cuarzo.

Tecnología recuperada de naves estrelladas (reverse engineering): Ningún cableado, como el que nosotros utilizamos, fue hallado en la nave impactada en Roswell. Sin embargo, se descubrió un sistema tipo arnés. Al principio parecía ser un atado de cables. Se había separado de algún tipo de panel de control. Las puntas de los cables (cerca de doce) que aparentemente se habían deshilachado, emitían colores brillantes intermitentemente. Al examinarlos se encontró que no eran cables, sino que parecían ser tubos de vidrio o plástico transparente. No podían ser rotos o cortados y parecían tener una composición tipo cuarzo.



¿Se ha transferido tecnología extraterrestre a los seres humanos? Al parecer, sí. Dicha tecnología provendría de naves estrelladas, si tenemos en cuenta que desde el año 1947 a 1978 se habrían estrellado en la Tierra, al menos, 37 naves extraterrestres* siendo el accidente más conocido el de Roswell, Nuevo México.

*(FUENTES: Nevada Aerial Research y Doctor J.F. Gille, recogido en el libro La amenaza extraterrestre, de Salvador Frexedo.)



Tal como el Teniente Coronel Philip J. Corso menciona en su libro La guerra secreta, muchos de los avances científicos tienen su origen en lo que conocemos como tecnología inversa; deduciéndose que partir de los restos de esas naves, algunos laboratorios terrestres habrían descubierto y desarrollado inventos revolucionarios: “El chip quemado con un circuito impreso, supuestamente llegó de entre los escombros de un OVNI que chocó” decía Philip J. Corso en su libro.

Curiosamente, a la vez que “los poderes que gobiernan el Mundo” niegan la presencia extraterrestre a la población que administran, intentan utilizar por todos los medios esa misma  tecnología de origen extraterrestre, “aquellos ojos que todo lo ven”, para afianzarse en el poder y adquirir un control absoluto: En un tiempo relativamente corto surgieron la fibra óptica y las supercomputadoras fabricadas con “chips” capaces de procesar millones de imágenes, trillones de datos volcados en grandes procesadores… redes tales como ECHELON, capaces de procesar todo tipo de comunicaciones a nivel mundial.


Domos de radar (radomos) en la base Menwith Hill de la RAF; se cree que es usada para ECHELON. Se estima que ECHELON intercepta más de tres mil millones de comunicaciones cada día. (FUENTE: Wikipedia)

Del estrellamiento de Roswell, en Julio de 1947, según han narrado muchos testigos tales como Robert Lazar, se habrían logrado desarrollar inventos revolucionarios como el láser o las fibras supertenaces, así como los dispositivos de visión nocturna. Igualmente, materiales como el nitinolaleación de níquel y titanio, que tendría su origen en un material extraterrestre parecido al aluminio, pero que al contrario de este, no podía deformarse.



En su libro La amenaza extraterrestre, Salvador Freixedo, dice lo siguiente:

Como dato final le diré al lector que tengo en mi poder un trozo de lo que quedó tras la vivísima implosión de un OVNI a muy baja altura cuando se disponía a aterrizar. Me lo entregó el contactado que fue testigo del suceso (en la serranía de Puebla, en México) y que, como en otras ocasiones, esperaba al OVNI en el mismo sitio para comunicarse con sus ocupantes.
Cuando me lo contaba se le caían las lágrimas «porque había perdido a sus amigos» con los que ya le unía un gran afecto.
Yo pude ver en su casa el bloque de material brillante y cristalino, de varios kilos de peso, en que se convirtió el OVNI tras la vivísima llamarada que lo desintegró.
He llevado a analizar el pedacito que poseo —que emite unos fulgores muy bellos de un color azul metálico— y el resultado ha sido un extraño material muy rico en titanio.

Estos logros científicos, copiados de técnicas extraterrestres,  han incrementado el desarrollo tecnológico de los seres humanos en todos los ámbitos, desde el medico hasta el armamentístico; sin embargo, la sociedad como tal no ha evolucionado visiblemente como cabría esperar; incluso en algunos aspectos ha involucionado: Por ejemplo, el avance de las comunicaciones ha creado individuos solitarios, adictos a determinados canales de comunicación fácilmente manejables por los poderosos que inexorablemente los adoctrinan en el engaño, negando la presencia extraterrestre y llevándolos a una filosofía de vida “puramente materialista” donde los poderosos constituyen el escalón más elevado de la pirámide…



¿Pero a donde conduce todo esto? ¿La desinformación puede llevarnos hacia algún sitio…? A estas alturas, cualquiera, con un razonamiento mínimo, llegara a la conclusión que tarde o temprano será imposible detener “la mayor noticia para la humanidad”, toda vez que las redes de comunicación se vayan extendiendo a los más alejados rincones del planeta… utilizando para ello la fibra óptica o bien mediante la transmisión por satélites; y al final “será imposible negar que la Tierra está siendo visitada por civilizaciones miles de años más evolucionadas que la nuestra”.  Definitivamente “esa verdad” reconfigurara la sociedad tal y como la entendemos ahora mismo. Los poderosos que gobiernan la Tierra, posiblemente ya intuyen que las redes sociales tales como Facebook, Twitter, WhatsApp, Telegram, YouTube, etc.,  son un factor imposible de controlar por muchos algoritmos matemáticos que incluyan y que esos medios acabaran siendo la forma de transmisión en masa de esa “noticia” que cambiara radicalmente la perspectiva que tienen los seres humanos respecto a “la cuestión extraterrestre”.

A continuación he incluido un extracto de un artículo publicado ya hace tiempo en la revista española Año Cero, magistralmente dirigida por Enrique de Vicente; revista que toca diferentes temáticas, incluida la realidad extraterrestre en la Tierra.

……………………………………………………………………




De la revista Año Cero,  Año XXV  Numero 09-290

EE.UU. OCULTA TECNOLOGÍA EXTRATERRESTRE
Militares y científicos desvelan la mayor conspiración de la historia

TECNOLOGIA EXTRATERRESTRE EN PODER DE EE.UU.

Son infinidad los testigos del accidente de una nave extraterrestre en Roswell en 1947, quienes hablaron sobre las «propiedades mágicas» de los restos de la misma. Décadas después, altos cargos militares y científicos, implicados en secretos proyectos gubernamentales, confesaron que muchos de los desarrollos tecnológicos de los últimos tiempos se obtuvieron gracias al estudio y posterior duplicación  - lo que se dado en llamar tecnología inversa- de dicho material alienígena. El transistor, el microchip, el láser y la fibra óptica serian algunos ejemplos de esta verdad incómoda que algunos trataron de desvelar, pagando con su propia vida tal atrevimiento…


Multitud de investigadores están convencidos de que el Gobierno estadounidense recuperó en secreto una nave extraterrestre siniestrada en el desierto de Nuevo México en 1947, y que el estudio de sus restos ha podido originar grandes y sorprendentes descubrimientos científicos. Desde hace décadas, exmilitares, científicos y ufólogos han señalado que los servicios secretos y algunas empresas privadas de EE UU han desarrollado en la clandestinidad multitud de avances científicos a raíz del análisis de los restos del OVNI estrellado en Roswell (Nuevo México, EE UU). Sin embargo, aunque algunos de estos logros han trascendido a la opinión pública, otros -por su importancia-siguen ocultos de miradas indiscretas. En el presente reportaje desvelamos las claves de esta conspiración científica, ofreciendo en exclusiva el sorprendente testimonio del famoso mentalista Uri Geller, que en la década de los setenta participó en unos desconcertantes experimentos en una base militar, aparentemente empleando tecnología alienígena...



La mayoría de los testigos del incidente de Roswell aseguran que los restos metálicos encontrados en el desierto presentaban unas extrañas propiedades, nada comunes para el metal ordinario.

NITINOL: MATERIAL ALIENIGENA

Bill Mc Brazel, hijo del ranchero WiIliam, quien descubrió los materiales dispersados por el Rancho Foster, habló en una ocasión del sorprendente hallazgo de su padre del siguiente modo: «Se trataba de algo parecido al papel de estaño, sólo que no se rompía. Uno podía arrugarlo y doblarlo e inmediatamente recuperaba su forma original. Era flexible, pero no lográbamos plegarlo como el metal común. Parecía un plástico, pero definitivamente era metálico. Mi padre contó una vez que los militares le revelaron que no había sido fabricado por nosotros. Destacaba también un material filiforme: parecía seda, aunque no lo era, sino un material muy fuerte, sin hebras o fibras como tendría la seda. Semejaba más un alambre, una sustancia de una sola pieza».

Curiosamente, según recoge un documento oficial desclasificado en 2009, desde la Base Wright Patterson, lugar al que fueron enviados los restos hallados en Roswell, se habría encargado al Battelle Memorial Institute -una institución privada dedicada al estudio científico de la tecnología- investigar y desarrollar materiales con «memoria de forma ». En esos expedientes se recogen las primeras tentativas para la creación de nuevas y avanzadas aleaciones de titanio, realizadas, sospechosamente, a partir de 1949, dos años después del estrellamiento del OVNI en Roswell. Los implicados en este estudio fueron  M. Craighead, F. Fawn y L. W. Eastwood, científicos que habrían intentado duplicar los materiales hallados en el desierto de Nuevo México, según argumentan ciertos ufólogos.
Fruto de dichas investigaciones surgiría el nitinol, una aleación capaz de cambiar de forma con gran facilidad. Oficialmente, el nitinol fue desarrollado en 1961 en el Laboratorio de Artillería Naval (NOL por sus siglas en inglés), gracias a un equipo dirigido por William Beuhler, utilizando una aleación de níquel con titanio. El nombre de nitinol surge de la combinación de las palabras níquel, titanio y NOL. Estos descubrimientos también están relacionados con unos desconcertantes experimentos que tuvieron lugar en el seno de la Armada y cuyo objetivo era el control de la mente sobre la materia.




OVNIS PILOTADOS CON LA MENTE

Los militares implicados en el proyecto «ficharon» al psíquico Uri Geller, al que trasladaron a unas instalaciones de la Oficina de Investigación Naval (ONR por sus siglas en inglés). Pretendían averiguar cómo se comportaba el nitinol bajo la «influencia psíquica» de Geller. En dicho estudio participaron científicos de la talla de Fred Wang y Howard Cross.

El investigador Jean-Louis Petit, en un artículo titulado ¿Es preciso creer todavía en Uri Geller?, relata el insólito episodio vivido por el conocido mentalista en dichas dependencias militares: «Dentro de un laboratorio del Ejército estadounidense, Uri Geller trataba de “vencer” un metal raro, escogido por su extrema dureza y su memoria de forma, es decir, su capacidad para recobrar el aspecto inicial. Eldon Byrd, físico del Departamento de Armas Navales de Superficie, relata en estos términos la acción de Uri Geller sobre el nitinol: La resistencia del bloque (9 mm por 25) había sido controlada antes en laboratorio, y los alambres examinados para comprobar que, una vez sumergidos en agua hirviendo o calentados con un fósforo, retomaban su forma anterior. Geller me pidió sostener el alambre. Lo hice fuertemente con el pulgar y el índice de cada mano. Geller puso su pulgar y su índice sobre el alambre y empezó a frotarlo suavemente. Después de haberlo hecho durante unos veinte segundos, Geller me dijo que sentía una joroba formándose bajo sus dedos. Se comprobó esta deformación y se reanudaron las pruebas. Pedí a un asistente que me trajera agua hirviendo...
...Este hilo había sido fabricado con objeto de que guardara la forma recta, así que el hecho de sumergirlo en el agua hirviendo debería haberlo hecho volver rápidamente a su forma original. Pero cuando lo introduje en el agua, el hilo, en lugar de regresar a su aspecto inicial, comenzó a formar un ángulo aproximadamente recto. Encendí un fósforo y lo puse debajo del alambre, pero éste no se enderezó. Uri dejó el laboratorio y no tuvo más contacto con ese alambre de nitinol. En cambio, éste fue sometido a toda una serie de exámenes que concluyeron que su densidad y composición cristalográfica eran normales. Ninguna de las tentativas destinadas a que volviera a su forma inicial tuvieron éxito. Finalmente, el nitinol resistió todos los ácidos destinados a ablandarlo... ».



Según ciertos investigadores, los militares estaban fascinados por la posibilidad de que los tripulantes del OVNI de Roswell pudieran controlar con sus mentes algunos dispositivos de la aeronave. Años más tarde, el comandante George Hoover confirmó que la Armada de EE UU había intentado desarrollar avances tecnológicos utilizando el material conseguido en Roswell pudieran controlar con sus mentes algunos dispositivos de la aeronave. Años más tarde, el comandante George Hoover confirmó que la Armada de EE UU había intentado desarrollar avances tecnológicos utilizando el material conseguido en Roswell. También reveló que se llevaron a cabo una serie de experimentos psíquicos -como en el que participó Geller-y que en los mismos colaboró el Dr. Fred Wang, uno de los creadores del nitinol según la versión oficial. Otro de los implicados en dichos ensayos, el Dr. Howard Cross, participó en la década de los 50 en estudios gubernamentales sobre OVNIs.




UN MILITAR REVELA LA VERDAD

Pero existen más indicios. En una entrevista concedida en 1990, el general Arthur Exon, que estuvo destinado en 1960 en la base de Wright-Patterson, confirmó la existencia de los informes confidenciales sobre el metal de Roswell. Exon relató que estaba al tanto de algunos detalles sobre la composición de los restos del accidente y la variedad de pruebas que se realizaron sobre los mismos, que dieron como resultado el nitinol. Por si no fuese suficiente, Elroy John Center, que también participó en el desarrollo del nitinol y cuyo nombre aparece en el citado documento desclasificado, aseguró en 1992 que en la década de los sesenta había trabajado con los restos del OVNI estrellado en Roswell.
Pero hay más. El comandante Knox Millsaps, que estuvo destinado en Wright-Patterson, recuerda una extraña conversación que mantuvo con el coronel Sidney Johnston, un afamado piloto de pruebas de la USAF, cuando ambos se encontraban en la Base Aérea de Holloman, en Nuevo México (EE UU). Al parecer, Johnston le dijo que, a finales de los años 50, un ranchero había encontrado una extraña pieza metálica en el desierto, llevándola a la Base de Alamogordo. El militar la examinó, comprobando que se trataba de un curioso fragmento de aproximadamente un pie cuadrado de grande y 3/16 de pulgadas de grosor de un metal parecido al aluminio. Según Johnston: «Su borde no cortaba, tenía un aspecto áspero, pero recto (...) Cuanto más apretaba, más se podía sentir la dureza. Era flexible, pero no pudimos romperlo o arañarlo de ninguna manera (...) Le aplicamos la llama de un encendedor e inmediatamente tuvo la misma temperatura por todas partes ».



Cuando Millsaps le preguntó sobre el origen de aquel material, Johnston dijo: «Pregunta a la gente de Roswell», añadiendo que se estaba estudiando en Wright Patterson. Curiosamente, tiempo después, el Dr. Míllsaps estuvo implicado en el desarrollo del nitinol. Conociendo los antecedentes de dicha aleación, nos preguntamos: ¿Por qué los militares eligieron este material para realizar las pruebas de influencia psíquica?  ¿Qué escondían estos experimentos? y lo más importante: ¿Sabía Uri Geller que aquellos materiales procedían del OVNI estrellado en Roswell? Inexplicablemente, hasta la fecha los investigadores no habían mostrado interés por la participación del psíquico israelí en estos experimentos con nitinol. Sin embargo, para el presente reportaje AÑO/CERO se puso en contacto con el famoso mentalista, a fin de conocer qué ocurrió realmente en las instalaciones militares de la Oficina de Investigación Naval... La sorprendente verdad sale a la luz 41 años después.

“El general Arthur Exon declaró que se hicieron pruebas con los restos de la nave de Roswell”

PROYECTOS ULTRASECRETOS

Después de cuatro décadas de silencio, en rigurosa exclusiva Geller repasó ante nuestra grabadora los extraños acontecimientos protagonizados por él en aquel lejano mes de octubre del año 1973. Con 67 años en la actualidad, el psíquico obtuvo una gran fama en España gracias a su participación en 1975 en el programa Directísimo, presentado por José María Iñigo. Ante la mirada atónita de millones de telespectadores, el israelí fue capaz de doblar cucharas y arreglar relojes sólo empleando sus «facultades mentales».



Ahora, con la perspectiva que da el paso del tiempo, Geller comenzó a recordar su estancia en las instalaciones de la Marina en Maryland. Allí, junto al Dr. Byrd y dos científicos más, realizó todo tipo de pruebas para evaluar su potencial psíquico. Cuando le preguntamos sobre el experimento efectuado con el nitinol, su respuesta fue serena, contundente y, sobre todo, sorprendente. Según Geller, el Dr. Byrd le dijo que aquel material con el que iban a realizar el ensayo era «alguna clase de tecnología extraterrestre». El israelí mostró su escepticismo ante tal declaración y el Dr. Byrd volvió a mostrarse tajante al respecto: «Esta tecnología fue encontrada en una nave espacial», aseguró. Es más, en una ocasión el científico le preguntó si consideraba posible que una aeronave pudiera ser pilotada con la mente ... Por otro lado, el mentalista siempre sospechó que, de algún modo, la CIA estaba detrás de los experimentos en los que participó.
Según el coronel Philip Corso, autor del libro The day after Roswell (El día después de Roswell) el vehículo espacial recuperado por los militares en el desierto de Nuevo México intrigó a los especialistas del Gobierno, ya que no hallaron ningún mecanismo para su puesta en marcha y manejo, de modo que desconocían cómo podía pilotarse. Corso asegura en su trabajo que los científicos del Ejército concluyeron que el artefacto era controlado por las mentes de los ocupantes. Por tanto, la pregunta que el Dr. Byrd le planteó a Geller no era tan descabellada. Éste me confirmó que durante su estancia en las instalaciones de la Marina, la única referencia al término «extraterrestre» fue para referirse al origen del nitinol. También quiso aclarar que simplemente participó en uno de los múltiples proyectos y experimentos que se estaban desarrollando en las instalaciones de la Marina, todos ellos con objeto de estudiar hasta qué punto llega la influencia mental sobre distintos objetos y materiales.



ANTIGRAVEDAD, CHIPS, TECNOLOGIA DIGITAL...

El testimonio de Geller coincide con los múltiples rumores que señalan que el nitinol y otros materiales en posesión del Gobierno estadounidense son fruto de la tecnología extraterrestre recuperada en Roswell. No debemos olvidar que el hijo del comandante George Hoover, quien estuvo al frente durante muchos años de la Oficina de Investigación Naval, aseguró públicamente que en cierta ocasión su padre le contó que la Marina había investigado los restos del OVNI estrellado en Roswell para intentar duplicar su tecnología. También le reveló que dicha Oficina estaba muy interesada en «los asuntos de la mente».
En 1997, el coronel Philip J. Corso publicó un polémico libro The Day After Roswell, en el que reconocía que el estudio de los restos de la nave extraterrestre estrellada en Roswell constituyó la clave para el desarrollo de tecnologías como el láser, la fibra óptica, los circuitos integrados o los aparatos de visión nocturna. Corso habría accedido a los archivos secretos del incidente de Roswell cuando estuvo destinado en el Pentágono. En las páginas de su obra, el militar confiesa que el 6 de julio de 1947, en Fort Riley, observó los cuerpos de varios alienígenas dentro de embalajes de transporte, y que ese mismo año el Gobierno puso en marcha un grupo secreto al mando del primer director de la CIA, Roscoe H. Hillenkoetter, con la misión de estudiar todo lo relacionado con el fenómeno OVNI.
El militar --que falleció un año después de la publicación de su libro-señalaba que gracias a la nave extraterrestre recuperada por el Ejército en Roswell, ingenieros militares habían sido capaces de crear la fibra óptica, los circuitos integrados de silicio (chips), los compuestos cerámicos, las súper aleaciones por pulvometalurgia, la tecnología digital, la lógica difusa, los sistemas antigravedad, etc. Según Corso, el Gobierno habría firmado acuerdos de colaboración con algunas empresas privadas para desarrollar conjuntamente dicha tecnología alienígena. El coronel escribió que las elegidas fueron AT&T, Bell, IBM. Sarnoff o RCA, entre otras. «Todo aquel material se destinó a la industria, y de ahí la gran explosión tecnológica de los años sesenta -reveló Corso--. Fíjense en las fibras ópticas. La primera vez que vi fibras ópticas ni siquiera sabía qué eran. Ahora, la mayoría de las comunicaciones se basan en este material». Sobre cómo eran introducidos estos materiales en la sociedad sin llamar la atención, el militar expuso lo siguiente: «La tecnología se trasladó a los laboratorios que ya estaban trabajando con ideas similares. Sólo exigíamos una cosa: que desde el primer momento no figurara nada en los archivos que pudiera indicar cómo habíamos obtenido la tecnología. Al principio no sabíamos qué eran aquellos materiales, pero conocíamos su extraordinaria importancia. Las empresas recibieron el capital necesario para investigar los artefactos sin saber cómo y dónde los habíamos encontrado. Se quedaron con las patentes y tuvieron que devolvernos los descubrimientos. Además, se llevaron los méritos».


Según Corso, el general Nathan Twinig, jefe del Estado Mayor de la  Fuerza Aérea, se reunió con un grupo de militares en la Base de Alamogordo a los pocos días de producirse el accidente de Roswell. Allí, tras observar el valioso material recuperado en el desierto de Nuevo México, ordenó que se pusiera en manos de ingenieros y contratistas de Defensa, para averiguar las aplicaciones tecnológicas que podrían obtenerse del mismo. En 1957, Charles Hard Townes y Arthur Leonard Schawlow, de los Laboratorios Bell, desarrollaron un exhaustivo estudio sobre el láser infrarrojo. Algunos años después, Townes se convirtió en uno de los pioneros de la búsqueda científica de inteligencias extraterrestres. La vinculación de Townes con el Ejército se remonta a la II Guerra Mundial (1939-1945), cuando participó en la creación de sistemas de radares y de dirección de bombardeos por ondas.



UN BRUTAL ASESINATO

En 1997, el mismo año de la publicación del libro de Corso, Jack A. Shulman, presidente de la American Computer Company, declaró que el estudio de los restos de una extraña nave estrellada en Roswell fue la causa del descubrimiento del transistor, realizado por los doctores Shockley, Bardeen y Brattain en los Laboratorios Bell, tan solo cinco meses después del incidente de Nuevo México. Shulman habría obtenido la información de un antiguo jefe del departamento legal de la compañía AT&T, amigo personal de Jack Morton, vicepresidente de Laboratorios Bell en la época del descubrimiento y que se llevó el secreto a la tumba.

La irrupción del transistor constituyó una auténtica revolución tecnológica en su día, ya que suponía algo radicalmente diferente a lo que se estaba haciendo hasta ese momento. Antes de 1947 sólo se utilizaban válvulas de vacío y los diodos de germanio y selenio, dos elementos que se encuentran en la naturaleza. Pero el transistor supuso la aparición de los semiconductores construidos con materiales creados artificialmente a base silicio, trazas de arsénico y otros elementos. A partir de entonces, comenzó una nueva era tecnológica donde todos los dispositivos electrónicos utilizaban transistores.

Por si no bastase, Jack Morton murió abrasado en el interior de su propio automóvil, después de que unos individuos le hubiesen dejado inconsciente y rociado con gasolina. Los documentos que Shulman aseguraba haber leído databan de finales de los años 40, y los mismos contenían indicaciones para la construcción de un motor antigravitatorio. Posteriormente, la compañía dirigida por Shulman se vio envuelta en una extraña polémica. EI 31 de octubre de 1997, un portavoz de la American Computer Company afirmó que a finales de julio o principios de agosto, «recibimos en nuestras oficinas una de extraños documentos militares enviados anónimamente. Estos expedientes contenían información trascendental sobre el sistema militar de satélites de comunicaciones». El portavoz aseguró que la aparición de tales informes formaba parte de un plan «con el fin de proporcionar pruebas falsas que sirviesen para acusar de espionaje a la compañía».


video

El físico Robert Lazar explica como desarrolló tecnología inversa en el S4, del Área 51, Nuevo México

REACTOR DE ANTIMATERIA

Uno de los científicos que habló abiertamente de la posibilidad de que el Gobierno estadounidense estuviese en posesión de tecnología extraterrestre fue el controvertido físico Robert Lazar, quien habría trabajado en las instalaciones del Área 51, en un departamento que se dedicaba a la ingeniería inversa, es decir, «a conseguir información o un diseño funcional a partir de un material, con el fin de determinar de qué está hecho, qué lo hace funcionar, cómo fue fabricado o qué aplicaciones se pueden obtener del mismo», señalaba Lazar.



Pero, ¿qué es el Área 51? Se trata de una base militar que comenzó a construirse en el año 1955 y que posee una extensión de unos 10.000 km2, colindando al norte con Las Vegas y al sur con Groom Lake. Según informaciones obtenidas de varias fuentes, la base se compondría de 42 niveles de imponentes subterráneos. Lo único que ha trascendido a los medios de comunicación son las extremas medidas de seguridad existentes en la zona, que la convierten, con diferencia, en la base militar más segura y protegida de nuestro planeta.



-¿Exactamente, que está sucediendo allí? -preguntaba el periodista George Knapp a Bob Lazar en 1989, en una entrevista televisada que dio la vuelta al mundo.
-Bueno, allí hay varios platillos volantes. Actualmente son nueve y de origen extraterrestre. Están siendo desmantelados y algunos se encuentran en varios estados de despiece. Se les hacen pruebas de vuelo y están siendo analizados. Alguno permanece intacto al cien por cien y funciona perfectamente. Los otros se los han llevado a otro lugar. He estado relacionado principalmente con trabajos sobre su propulsión y fuentes de energía.
-¿Cómo han llegado estas naves a manos del Gobierno?
-No tengo la menor idea. Debe entender que la información está muy compartimentada y a mí sólo se me permitió acceder a aquélla que tenía que ver con mi trabajo.

Lazar explica a continuación que la seguridad de la base era asfixiante, y que solo podía moverse por el interior de la misma en compañía de escoltas y exclusivamente por las zonas en las que estaba debidamente acreditado. Bob Lazar se hallaba destinado en el Sector 4 (S-4), un gigantesco complejo subterráneo ubicado bajo el Lago Papoose, considerado como el lugar más inexpugnable y reservado de la instalación. Supuestamente, en aquellas dependencias se encuentran las naves extraterrestres y algunos de sus ocupantes. Según Lazar, el sistema de propulsión de las naves alienígenas está basado en la gravedad, y su fuente de energía es «un reactor de antimateria».

“En el Área 51 custodian nueve platillos volantes de origen alienígena”

EL ENIGMA DEL ELEMENTO 115

Dentro del campo de pruebas de Nellis, Lazar habría observado el vuelo de uno de los artilugios en los que trabajaba: «Se levantó del suelo y, cuando alcanzó unos ocho metros de altura, se volvió completamente silencioso. Se movió a la izquierda, luego a la derecha y volvió nuevamente al suelo. Era algo desconcertante, como si todo sucediera por arte de magia».
Respecto al material o sustancia empleado como combustible por estas naves, el joven físico reveló que se trataba de un elemento que en la tabla periódica sería el 115: el Ununpentium (nombre temporal dado al elemento químico), de color naranja, extremadamente pesado y desconocido en nuestro planeta. En este sentido, el escritor y experto en la saga de aviones Stealth, Jim Goodall, aseguró que un militar retirado, con más de 30 años de carrera, buena parte de los mismos dedicados a proyectos de alto secreto, le comentó en una ocasión lo siguiente: «Tenemos cosas en el desierto de Nevada que incluso serían la envidia de George Lucas (director de la saga de la Guerra de las Galaxias)»

Sin duda, son cada vez más los altos cargos del Gobierno y del Ejercito, científicos, ejecutivos de grandes empresas y astronautas que están comenzando a hablar, desvelando el que puede ser el mayor secreto de todos los tiempos. Uno de estos personajes es el ex astronauta Edgar E. Mitchell, el sexto ser humano en pisar la superficie lunar, quien aseguró: « Sí, han existido visitas extraterrestre. Estas naves se han estrellado y se han recuperado materiales y cuerpos. Ha existido un cierto grado de ingeniería inversa que ha permitido que algunas de estas naves, o algunos de sus componentes, hayan sido duplicados. Y existe un grupo de personas que puede estar o no relacionado con el Gobierno, el cual posee esta información. Ellos están tratando de ocultar este conocimiento. El asunto ha sido objeto de operaciones de desinformación para desviar la atención y crear confusión, evitando así que la verdad salga definitivamente a luz».




AURORA: EL AVIÓN ULTRASECRETO

Aunque oficialmente la USAF no reconoce su existencia, el Aurora se ha convertido en el avión secreto más perseguido por los aficionados a los OVNIs de las últimas décadas. Muchos investigadores creen que los frecuentes avistamientos de No Identificados triangulares registrados en el mundo son el resultado de pruebas o misiones aéreas de este avión. Se dice que puede alcanzar seis veces la velocidad del sonido (7.000 km/h) e incluso orbitar alrededor de la Tierra. De corte triangular, posee una envergadura de entre 25 y 30 metros. Hasta la fecha, uno de los testimonios más fiables sobre su presencia en los cielos –o, al menos, de un prototipo de ala triangular –fue aportado por Cris Gibson en 1989. Cris Gibson, en 1989, un antiguo militar que en la Segunda Guerra Mundial se dedicó a identificar aviones para los aliados. Se hallaba trabajando en una planta petrolífera en el Mar del Norte, cuando vio una enigmática ala volante de color negro mate escoltada por un KC-135 y dos F-111. Muchos ufólogos están convencidos de que el diseño de esta aeronave, así como su misteriosa fuente propulsora, son fruto de la ingeniería inversa obtenida gracias al material ET recuperado en Roswell.

…………………………………………………………………….



Del libro La guerra secreta, el manuscrito oculto del coronel Philip J. Corso

PRÓLOGO

Este manuscrito se publica en español antes de que haya sido conocido por el pueblo de Estados Unidos y el mundo debido a que así lo decidió el Coronel Philip Corso. Él dejó este manuscrito a sus amigos italianos Mauricio Baiata y a la periodista Paola Harris para que lo publicaran en Italia, país donde vivió algunos años al final de la segunda guerra mundial.
En Italia Corso fue responsable de la seguridad de las fuerzas aliadas de ocupación en Roma, con un récord impecable.
Después de entregar este manuscrito para que fuese publicado murió misteriosamente de un infarto en Estados Unidos. El libro fue publicado; sólo unos cuantos ejemplares fueron vendidos, aún hoy el pueblo italiano ignora el extraordinario legado que les dejó el Coronel Corso.
…Como se había apuntado anteriormente, este documento debe ser evaluado por la información que presenta, en ocasiones se pierde la continuidad y la claridad de las ideas, pero al final resultará evidente su autenticidad y su valor.
Son las memorias de un soldado que nos quiso dejar un legado que como el mismo Corso afirmó: “me tocó vivir, ninguno de los que me cuestionan o me critican estuvieron ahí, yo si estuve ahí, y nadie me puede decir que no es verdad”.


Mediante el Proyecto Libro Azul, la Fuerza Aerea de USA (USAF) intentó en 1952 desinformar y ocultar a la población de EE.UU. la realidad extraterrestre. De los miles de casos de avistamientos OVNI solo investigó unos pocos.
Con respecto a los escépticos escribe en sus memorias: “los ridiculizadores y los escépticos fueron de lo más útil. Ellos hicieron su trabajo tan bien, que nunca tuvimos que establecer o usar tácticas de desinformación. La mayoría eran honestos y sinceros en sus creencias y actividades. Esto hubiera sido muy difícil de igualar mediante un plan, o una operación de propaganda negra. Por esto estuvimos de lo más agradecidos e incluso tanto tiempo después... deseo agradecerles su ayuda. Sin ellos seguramente habría sido de lo más difícil lograr lo que logramos”.

Sin duda que la revelación más importante de este documento son los detalles asociados al desarrollo de la tecnología extraída de las naves extraterrestres. Tecnología que sin duda alguna ha transformado a la humanidad. Sería difícil concebir al ser humano del siglo XXI sin las contribuciones aportadas por la ciencia extraterrestre.
Las comunicaciones, la cibernética, la ciencia médica; prácticamente todas actividad humana se ha beneficiado por la tecnología extraterrestre.



En 1997 Philip Corso publicó el libro The Day After Roswell, donde hacía revelaciones en torno a su participación en el desarrollo de la retroingenieria necesaria para la instrumentación de los avances ya descritos.
Sin embargo, el manuscrito oculto de Philip Corso aporta más elementos, detalles e intimidad. Queda claro que fue él mismo, el General Arthur Trudeau y el Departamento de Research & Development (Investigación y Desarrollo) del Ejército de Estados Unidos, así como diversas corporaciones comerciales las que lograron semejantes avances a la tecnología humana de fines del siglo 20.
Rescatar este documento, hacer real el deseo del Coronel Philip Corso de dar a conocer la historia de uno de los mayores secretos de la humanidad es sin duda una de las más grandes satisfacciones logradas en la investigación de un fenómeno inexistente para una civilización que todos los días se beneficia de él.
Y, finalmente, el Coronel Corso nos deja una profunda reflexión: “Hemos ocasionado un verdadero desastre en nuestro hermoso mundo y nuestra sociedad se está degenerando rápidamente. De allí la obviedad: Un nuevo mundo si lo podemos aceptar. Debemos luchar fuertemente para recuperar nuestro mundo y regenerar a nuestra sociedad. Se requerirá mucho más que armas y ejércitos”.


OVNIs procedentes de las Pleyades fotografiados por el contactado suizo Billy Meier.
LA GUERRA SECRETA

En el caso de los OVNIS o extraterrestres, hemos sido llevados a creer que no existen. Así que incluso antes de empezar a analizar los acontecimientos relacionados con los OVNIS (Objetos Voladores No Identificados) y los EBES (Entidades Biológicas Extraterrestres), ya hemos perdido la mitad de nuestras batallas. Este es el momento en la historia en que nos encontramos ahora. La otra mitad respecto a que no nos conocemos a nosotros mismos, no puede ser descartada 100% ya que muchos grandes hombres se han llamado a sí mismos creyentes, entre ellos, el Gral. Douglas Mc Arthur, el Gral. George Marshall, Werner von Braun, el presidente Ronald Reagan, el Gral. Nathan Twining, el Gral. Walter Bedell Smith, el Dr. Cari Gustav Jung y muchos más.

Debido a la política del gobierno de Estados Unidos, ha negado históricamente la existencia de los Ovnis y EBES, estos no pueden ser clasificados como una amenaza para nuestra seguridad nacional. Los actos hostiles son ignorados o se les da cualquier explicación. Excepto por los hombres excepcionales mencionados arriba, en términos de Sun Tzu, estamos colocados para perder todas las batallas en que esta entidad inexistente esté involucrada.
La situación incluso llegó a los terrenos de la investigación y desarrollo. ¿Cómo se puede derivar un desarrollo de algo que no existe? Cualquier equipo de hardware es una aberración.


Representación artística de mujer extraterrestre procedente de las Pleyades
Científicos como el Dr. Hermán Oberth, Stanton T. Friedman, Robert Sarbacher, W.B. Smith, el Dr. Werhner von Braun, y demás, son ridiculizados o ignorados cuando dicen:
“No podemos asumir el crédito de nuestro notable progreso en ciertas áreas científicas nosotros solos. Hemos sido ayudados por seres de otros mundos.”
El encubrimiento ha sido tan intenso que ha superado a las actividades de desinformación de la KGB en cuestiones políticas. Los perpetradores también usaron la técnica soviética de crear una etiqueta detestable, tal como la etiqueta del macartismo, para colocarla en todos sus oponentes. En este caso, fue la etiqueta de chiflado la que se usó contra todos aquellos que creían que los OVNIS y EBES eran reales.
Estas actividades pueden probar eventualmente ser peligrosas, catastróficas y ciertamente estúpidas. Sin embargo, eran apropiadas en el clima político de esa época.

En 1958, los elementos liberales del aparato político de Estados Unidos, recomendaron fuertemente el control civil de todas las actividades espaciales. Como tales, el Departamento de la Defensa rápidamente acabó con el Proyecto Horizonte, una colonia militar en la Luna. Este proyecto del ejército empleó algunas de las mejores mentes de la nación y estaba muy adelantado para su tiempo. Fue el predecesor del aterrizaje de la NASA en la Luna.
NASA nació en 1958, bajo control civil totalmente y aseguraba el uso pacífico de la exploración espacial. No podían creer que algún enemigo pudiera tener otras ideas o que no concordara con nuestro modo de pensar o planear.

Finalmente, en 1960 toda el área de Investigación y Desarrollo militar de Estados Unidos fue reunida bajo un solo departamento: la Oficina en Jefe de Investigación y Desarrollo del Ejército y todo el personal, los servicios tecnológicos, los laboratorios, instalaciones y presupuestos fueron concentrados bajo un Teniente General. La Edad de Oro de Investigación y Desarrollo (1958-1963) floreció. Sin embargo, debía operar dentro del marco del control civil de los esfuerzos espaciales, contra la oposición del Departamento de la Defensa, la guía de políticas adversas y la animadversión de la CIA-Departamento de Estado. Como resultado, los datos de Investigación y Desarrollo que surgieran de áreas fuera de este mundo, tenían que ser cuidadosamente guardados entre unos cuantos. Se hicieron grandes esfuerzos para llevar a las grandes industrias y laboratorios selectos al terreno de la Investigación y Desarrollo del Ejército.
A pesar de que nuestro gobierno “ridiculizó” eventos tales como el choque de un OVNI en Roswell, los soviéticos, concretamente José Stalin, lo tomó en serio y ordenó a sus máximos científicos dar seguimiento a las sensacionales noticias, y alertar a sus agencias de espionaje para reunir o robar cualquier información sobre el incidente.
Otra fase importante fueron los desarrollos científicos alemanes. El área de Investigación y Desarrollo del Ejército organizó la operación Paperclip y trajo a von Braun y su grupo. Muchos documentos científicos alemanes, incluso los éxitos de los germanos con platillos voladores, fueron reunidos y traídos a Estados Unidos.

…Nuestros laboratorios fueron organizados y fortalecidos con amplios fondos para contratar al mejor talento. Adicionalmente, firmas y científicos extranjeros fueron agregados al proyecto. La respuesta de la industria fue sorprendente. Las propuestas eran sometidas a consideración perfectamente y bajo los lineamientos que nosotros queríamos.
Nuestros laboratorios empezaron a funcionar con un completo profesionalismo. Incluso los altamente respetados laboratorios Bell, fueron atraídos al proyecto. Las universidades jugaron un papel importante. La poderosa formación era imbatible. Eran los mejores del mundo y confiaban en nuestro enfoque y guía. Y así empezó un arreglo de desarrollos como el mundo nunca antes vio. Nuestra fuerza rectora era la seguridad nacional y la conservación de nuestro modo de vida.

Entre lo más sobresaliente destacan los siguientes avances:



LA CONQUISTA DE LA OSCURIDAD - INTENSIFICADORES DE IMÁGENES

Fueron llamados dispositivos de visión nocturna o visión nocturna del ejército. Se organizó el laboratorio de visión nocturna en el Fuerte Belvoir, Virginia. Se puso a su disposición la tecnología infrarroja alemana, así como los tubos de imágenes en cascada, los multiplicadores electrónicos, las placas de microcanales y la fibra óptica grabada. La información reunida en el Impacto Roswell se alimentó a los sistemas. Cuarenta y ocho industrias americanas participaron en el desarrollo. El Laboratorio de Visión Nocturna (NVL, por sus siglas en inglés) nunca podría haber sido tan exitoso sin su contribución.


FIBRA ÓPTICA

En el lugar conocido como el Impacto Roswell se creía eran atados de cables rotos, pero se notó que cada extremo de las partes rotas emitía un color diferente. No había cables en el platillo. El color emitido era de cierto tipo de fibra óptica. Los laboratorios Bell estaban en la primera línea y de allí surgió el avance en comunicaciones más grande que haya visto el mundo jamás.



FIBRAS TEXTILES DE ALTA RESISTENCIA A LA TENSIÓN

En los sesenta empezamos a buscar fibras para chaquetas contra fuegos antiaéreos, paracaídas y otros artículos militares. Habíamos encontrado una sola clase de fibra que la navaja más afilada no podía cortar y que no se podía romper. Por esta razón, nos interesamos y empezamos a estudiar las telas de araña, con la meta de construir fibras de alta resistencia a la tensión o fibras supertenaces. La telaraña empieza como una proteína soluble en una de las glándulas abdominales de las arañas. Al extrudirla, pasa a través de un ducto tubular hacia las hiladoras de la araña. Este angosto tuvo fuerza a que todas las moléculas de proteína se alineen en la misma dirección y se conviertan en un hilo sólido, similar a una varilla, casi cristalino. Una sola hebra llega a tener casi 80 kilómetros de largo antes de romperse bajo su propio peso, y una hebra de telaraña colgando alrededor del mundo pesaría menos de medio kilo.
Monsanto está tratando de producir en masa proteína de telaraña a partir de un gen clonado por Estados Unidos. Investigadores del Ejército, la Universidad de Wyoming y Dow Corning continúan investigando cómo clonarlo. Las fibras entretejidas hicieron posible una tecnología invisible y miles de aeronaves civiles están casi totalmente fabricadas con estos compuestos.




AMPLIFICACIÓN DE FLUIDOS

El control de flujos mediante otros flujos eliminó la necesidad de partes mecánicas movibles. Algunas de nuestras universidades, laboratorios industriales y nuestros siete laboratorios gubernamentales, proporcionaron el fundamento para el desarrollo básico.
En octubre de 1963 se llevó a cabo un simposio sobre amplificación de fluidos en los laboratorios Harry Diamond. Se prepararon treinta y cuatro documentos presentados por seis universidades. Entre el público había representantes de 150 compañías y universidades. Se creía que esta tecnología estaba involucrada en la orientación y propulsión de los OVNIS. El corazón mecánico pudo surgir gracias a esta tecnología.



TRANSISTORES Y CIRCUITOS INTEGRADOS

Teníamos en las manos un transistor con cables y conductores del ancho de un cabello, y un chíp en una pila de componentes delgados, uniformes, con forma de laminillas. Estos formaban circuitos eléctricos completos y se desarrollaron en el concepto del micromódulo. Investigación y Desarrollo dijo que tomaría 50 años desarrollar el transistor y 200 desarrollar el chip. Pero surgió en el espacio de cinco años.
El Dr. Hermán Oberth dijo: “Recibimos ayuda de gente del espacio exterior.” La ingeniería aplicada hizo posible lograr la resistencia, mayor confiabilidad, velocidad operativa acelerada y diseños que aprovecharan los métodos de producción automática. Esto llevó a las supercomputadoras actuales. Progresivamente, en 1959 empezó la miniaturización de los circuitos; en 1960 la subminiaturización; en 1961 técnicas de circuitos avanzados y la microminiaturización y en 1962 los micromódulos.


El misterio de los transistores.




H.A.R.P.

Durante ese periodo empezó lo que llamamos el High Altitude Research Project, (HARP) o Proyecto de Investigación de Gran Altitud. Trabajamos de cerca con los canadienses. Ellos nos mostraron cómo un dispositivo electrónico encapsulado podía ser disparado a una velocidad muy alta contra una pared de concreto y continuar siendo operativo.
Podíamos disparar una pistola convencional al espacio. Una pistola naval de 16 pulgadas fue soldada en prolongación de otra pistola naval de 16 pulgadas. Se disparó verticalmente al espacio y con los dispositivos electrónicos encapsulados apropiados en el proyectil, fue puesta en órbita en el espacio.
Muchas ventajas útiles podrían haber surgido de esto, desde las pacíficas órbitas de los satélites de comunicación, a satélites espías y dispositivos electrónicos emisores de iones que pudieran destruir otros dispositivos electrónicos. Había mucha resistencia a este enfoque y las ventajas fueron negadas por la NASA, la DARPA (Agencia para la investigación de proyectos avanzados de defensa) y las anulaciones políticas del control civil. Este enfoque tan sencillo no fue apoyado y el costo subsiguiente fueron los billones de dólares para poner en órbita dispositivos electrónicos con medios sofisticados y costosos.

SUSTANCIAS PSICOQUÍMICAS

Se ha escrito mucho sobre los secuestros (también conocidos como abducciones) en que el secuestrado pierde toda noción del tiempo. Esto no fue un gran avance de parte de los extraterrestres. Nosotros perfeccionamos gases y drogas psicoquímicas a principios de los sesenta. La etiqueta fue “una manera indolora de ganar la guerra”. Se hizo una película en la que se ve un gato saltar por toda una jaula para alejarse de un ratón, después de que le fue administrada una de estas drogas no letales. Las pruebas en humanos también mostraron soldados que literalmente se venían abajo en el experimento.
A un general brigadier se le dio una dosis de cuatro por ciento en una taza de café al llegar a una sesión informativa y olvidó lo que tenía que reportar. Nos dijeron que interrumpiéramos todos estos experimentos, pero se permitió que algunas sustancias y drogas permanecieran en nuestros inventarios. Adicionalmente, se tomó una decisión política de deshacernos de los experimentos con armas biológicas. Hasta cierto punto obedecimos.


La grabación de un láser en el centro galáctico en 2010 del European Southern Observatory (Creative Commons)
LÁSERS

Alguna ayuda y base técnica provino de Roswell en la “amplificación de luz por emisión estimulada de radiación” (LÁSER por sus siglas en inglés).
Ante la predicción de la posibilidad de fabricar un láser, a principios de 1958 empezó un auge de actividad.
Las aplicaciones del láser incluían comunicaciones, vigilancia, iluminación, transmisión de energía, procesamiento de datos, control de orientación y usos médicos. Sentíamos que era el método de comunicación de los EBES a través de las vastas distancias en el espacio. En años posteriores aplicaron cirugía láser para la mutilación de animales. Era tan avanzada su técnica que no cortaban las células de los tejidos. Nuestra contribución fueron las cirugías de cataratas y métodos quirúrgicos. Se hizo posible la cirugía ocular, por ejemplo, en retinas desprendidas, crecimiento de los vasos sanguíneos en los ojos y glaucoma.
También hizo posible: la remoción de grandes tumores benignos, cirugía óptica, de garganta, prostética, eliminación de cálculos renales, cirugía coronaria, tratamiento contra migrañas, eliminación de manchas en la piel e incluso trasplantes capilares.

ACTOS HOSTILES O BELICOSOS

Los EBES han realizado con impunidad actos de guerra en los que utilizaron equipo avanzado y técnicas superiores. Para ser un enemigo inexistente, han estado extremadamente activos. Durante los cincuenta y sesenta nuestros políticos tuvieron la misma actitud contra los comunistas. No existían como enemigo. Esto se conocía como la Política de la hoja de parra. Se puede decir lo mismo sobre la política nacional sobre los OVNIS. Aunque los soviéticos amenazaban nuestra existencia, no eran considerados enemigos.

La misma actitud prevaleció hacia los OVNIS frente a los siguientes actos y actividades:
Reconocimiento de nuestras instalaciones, alteración del ambiente de la tierra y las provisiones alimenticias, secuestro de humanos y toma de muestras de tejidos y fluidos, mutilación de ganado y otros animales, espionaje de nuestras instalaciones atómicas, obstaculización de pruebas de misiles y equipo espacial, obstaculización de nuestros retardadores militares y nucleares, detención e interferencia en la exploración de la Luna y Marte, ocasionar impactos de aeronaves y muerte de personal militar, interferencia en la genética humana y animal.
En vista de lo anterior debemos preguntar: ¿Pelearemos una guerra como lo hacemos o nos atacarán de manera más insidiosa en un nivel diferente? El folclor y la historia en las antiguas civilizaciones de los sumerios nos dice que los EBES estaban muy avanzados en los estudios y manipulación del ADN. Eran diestros en la clonación. Creemos que los seres en el impacto Roswell eran clones.
Los sumerios los llamaban igigis. Eran usados para transbordar a los dioses a la Tierra y continuamente permanecían en el subespacio y circulaban el globo terráqueo.

Nuestras súper-computadoras nos permitieron encontrar el virus del SIDA. Se descubrió que era una entidad viva en sí misma y se adhería a las células humanas. Las mutilaciones alcanzaron su cúspide a mediados de los setenta. Se registraron por millares.

POR SI ACASO - LA GUERRA DE LAS ESTRELLAS

Necesitábamos una base de avance en la Luna, pero este proyecto nos fue cancelado por el Departamento de la Defensa. Pero dado que la seguridad de la nación era prioridad, seguimos con nuestra misión. Continuaron los estudios para el fortalecimiento de todas las partes del cuerpo humano, músculos, huesos, cerebro, etcétera, para que el hombre pudiera viajar (o luchar) en el espacio. Continuaron todas las fases de la energía atómica a ritmo acelerado para calefacción, energía, propulsión, producción de agua potable, así como para armas de destrucción. Teníamos una bomba atómica del tamaño de un balón de fútbol, una bomba de artillería de 280 mm., e inmensas bombas de megatones. Teníamos plantas de energía nuclear portátiles, una planta de 6' x 6' x 6' se podía colocar en tierra y funcionar durante 20 años sin intervención alguna. Teníamos sistemas de propulsión nuclear, alimentos irradiados, manejo de desperdicios nucleares, aplicaciones para necesidades médicas, desecho de excrementos humanos y aguas residuales, e incluso cómo podía el ser humano reestructurarse y mantenerse sin alimentos.
Otro proyecto importante fue el uso de ondas cerebrales para orientación y curaciones. En el área destructiva, el láser era un arma que podía enceguecer en un segundo. Las más temibles y destructivas eran las DEW: Directed Energy Weapons, o armas de energía dirigida. Una revolución tecnológica se estaba dando en las armas militares. Estas tecnologías de energía dirigida incluían láser, armas de radio frecuencia, microondas de alto poder y rayos de partículas.
En la superficie podemos parecer insignificantes e inadecuados de cara a la tecnología OVNI, pero quizá no sea así. Nunca partimos de la premisa de que este enemigo no existió nunca y así nació La guerra de las estrellas.

Luego me asignaron Asistente Especial del Jefe de Investigación y Desarrollo del Ejército, Teniente General Arthur G. Trudeau. Me convertí en su principal confidente e investigador. Una de las fases más interesantes de mi vida fue cuando el General y yo nos sentábamos durante horas en su oficina, discutiendo cuestiones técnicas. Si se puede llamar a Edwin Teller el padre de la bomba H, al General Trudeau se le debería llamar padre del misil balístico. Muchos de nuestros desarrollos más importantes empezaron durante su periodo como Jefe de Investigación y Desarrollo del Ejército. Muchos secundarán y atestiguarán mi punto de vista.




Él empezó el proyecto Horizonte, una base militar en la Luna, en 1959. Yo solía sentarme en la oficina del General y teníamos largas discusiones. Durante una de esas sesiones hablamos de transistores y de chips. En 1960, el Gral. Trudeau dio un discurso en el que dijo: “Durante los últimos cinco años hemos avanzado más científicamente que en todos los años de la historia de la humanidad.” El General luego me dijo en una sesión: “Phil, tú me dijiste que en Roma sentías como si te hubieran programado y que todos tus planes tenían éxito. Nunca cometiste un error y  ninguno de nuestros soldados fue muerto, ni nuestras instalaciones dañadas, lo que fue casi un milagro.
Y hablaste de esto con el Papa Paulo VI. Phil hace que me pregunte continuamente si de verdad estaremos programados y carbonizados. (Previamente me había mostrado esto y había dos hombres presentes). Al lado tenía otro chip. Nuevecito, brillante y encerrado en plástico. En el plástico, con letras doradas, decía “North American Rockwell”. El General continuó: “La evolución del transistor debería haber tomado décadas, siglos la del chip. Pero, aquí están, en un periodo menor de cinco años.”

Él dijo: “Yo soy un hombre religioso Phil, pero me tengo que preguntar. Tú y yo vemos estas maravillas casi a diario, pero tenemos que aceptarlas y continuar con nuestros asuntos.” Yo contesté: Es verdad, General, pero cuando veo estos chips me tengo que preguntar. En sí mismos son de fuera de este mundo. Ellos cambiarán muchas facetas de nuestra vida, pero hay una cosa que me molesta. Las computadoras se desarrollarán en un alto grado, harán posibles muchos artefactos y nuevos tipos de máquinas y mecanismos de control, pero ellas son y siempre serán sólo máquinas. ¿Qué sucederá ahora si la computadora más grande jamás inventada, nuestro cerebro (señalé mi cabeza), capaz de pensar, imaginar y analizar, se integrara con este chip?
El General le respondió. “Comprendo lo que dices, Phil. Desarrollos más allá de nuestra comprensión: naves espaciales, viajes espaciales, posiblemente a la velocidad del pensamiento y fabricaciones mecánicas controladas por nuestro cerebro. No lo veremos en nuestra vida, Phil, pero eso sucederá y estos chips son el principio.”



Continuamos con nuestros asuntos, ICBMS  (Intercontinental Ballistic Missile System), misiles antimisiles, bombas inteligentes, radares, computadoras, nuevos métodos de control, y mucho más.
Tiempo después, el General estaba de viaje. A menudo yo iba a su oficina, sacaba las propuestas de la industria y otros estudios y trabajaba con ellos en la mesa de conferencias. Un día, saqué varios documentos y los coloqué en la mesa. Me quedé viéndolos. Se inició una violenta tormenta de rayos y truenos. Me quedé viendo el chip de la División Norteamericana del Espacio. Tenía una pequeña ventana con pequeños cables, una copia del anterior. Con cada relámpago, me imaginé algún movimiento de los pequeños cables, especialmente cuando me concentraba mentalmente en alguno. Cuando lo levanté, el plástico parecía caliente.
Pensé que estaba imaginando algo que quería ver que pasara. La tormenta pasó y puse los chips en la gaveta.
Más tarde le conté al General la historia y le dije: “Señor, creo que era mi imaginación y yo quería creer que eso podía suceder. Pero los chips no se calientan.” El General me vio y me dijo: “Quizá sí, quizá no. Estamos trabajando con un mecanismo o dispositivo de orientación, controlado por ondas cerebrales, que pueda controlar a una aeronave. Escriba toda su historia y démela. No lo haga a máquina, sólo escríbala.”

………………………………………………………..

Dos veces estando yo a cargo de las unidades de misiles, el radar captó algo y se acopló a objetos que viajaban y aceleraban a cinco mil km/h; una vez en Nuevo México en 1957 y la otra en Alemania en 1958*. En ambas ocasiones me ordenaron destruir las grabaciones y olvidar el incidente, pero no destruí la cinta de 1957.
Durante mis días en Investigación y Desarrollo, registramos radio transmisiones del espacio exterior.

Acoplarse: Ciertos instrumentos tipo radar, al momento que detectan cierto tipo de objetos en movimiento, se enganchan a ellos, de modo que no dependa del operador darle seguimiento manualmente, sino que el instrumento lo hace de forma automática.

Eran organizadas y ordenadas. No el desorganizado ruido espacial al que tratamos de responder, sin éxito, y nunca fuimos capaces de descodificar las transmisiones o establecer contacto. Llegó información de la supersecreta Agencia Nacional de Seguridad. Nuestra conclusión sobre los OVNIS es que existían.
Teníamos reportes de objetos de una nave nodriza y creemos que lo que se recuperó fueron partes de sondas tipo esférico. Usualmente llegaban cuatro o cinco de éstas de cada platillo. Son para protección y reconocimiento. Nuestras imágenes de radar de formaciones probablemente son estas sondas rodeando uno o dos platillos. Se disuelven en una alineación transparente de átomos.
Nuestro radar pasa de largo, ellos desaparecen de nuestra vista, y se reúnen dentro de la nave nodriza y son realineados para el viaje espacial. Estimamos que nuestro juicio es 75% correcto (basado en hechos), 25% cuestionable.



ROSWELL - ¿REALIDAD O FANTASÍA?

Recibí la visita de dos policías estatales de Nuevo México en mi cuartel. Habían arrestado a uno de mis sargentos. El camino que llevaba al Red Canyon pasa por unas montañas y está lleno de curvas peligrosas.
El sargento había estado bebiendo y decidió que iba a golpear con su coche todas las señalizaciones de curvas, colinas, límites de velocidad, etc. Me habían dicho que, en caso de accidente, si no había señalizaciones, el Estado se haría cargo. En un acuerdo con el Estado, todos los soldados arrestados por autoridades civiles serían entregados a los militares. Aseguré a los policías que el sargento aparecería en la Corte civil, pagaría sus multas y daños, y luego sería procesado por la justicia militar.
Era cerca de mediodía. Invité a los policías a comer, a recorrer el campo y a ver un lanzamiento de misiles. Ellos aceptaron. Durante los lanzamientos les expliqué la función de mis radares y les expliqué que su poder podía explotar un flash en la cercanía. Mencioné que los radares se habían “acoplado” a un objeto que viajaba a más de 3 mil millas por hora.
Me preguntaron si era un OVNI. Les dije que no lo sabía pero que mis grabaciones mostraban que era del tamaño de una aeronave grande. La conversación giró hacia el impacto de un OVNI en 1947. Les dije que me gustaría visitar el sitio del impacto. Ellos se ofrecieron a guiarme.

La visita subsiguiente, la junta en la oficina del Sheriff, el editor del diario, y la gente, fueron de lo más convincentes. Su presencia como guías abrió muchas puertas. Estas eran personas sencillas y no dadas a la exageración. En cada caso invité a la gente con la que hablaba a comer y a que vieran los lanzamientos de misiles. La mayoría aceptaba, ya que la base estaba muy cerca. Yo estaba convencido de que un OVNI había chocado en la vecindad y este hecho tendría una profunda influencia en mi vida futura y en muchas de mis acciones y actividades.


Tecnología extraterrestre.

LISTA PARCIAL DE OBJETOS DEL IMPACTO DE OVNI EN ROSWELL (EN PALABRAS) DE TESTIGOS OCULARES

Un raro elemento terrestre usado para colorear el vidrio de violeta (neodimio)

Pedazos de l-beams que estaban presentes, tienen extraños símbolos jeroglíficos hechos a máquina, a lo largo de la superficie interior...rosa y morado.

En cada una de las cajas de componentes había escritos; era casi rosa en una especie de fondo café tipo madera, como si fueran letras o símbolos que explicara lo que era.

¿Recuerdas cómo se pone el acero inoxidable cuando le aplicas calor? Que se vuelve un poco morado, con un tono azul. Vimos una serie de símbolos irreconocibles, a varias pulgadas de distancia en los dispositivos metálicos.

Mucho de ello tenía muchos pequeños miembros (I-beams) con símbolos a los que teníamos que llamarles jeroglíficos porque no los podíamos interpretar, no se podían leer, eran sólo símbolos... Los miembros en que esto estaba pintado, por cierto, esos símbolos eran rosa y morado.... lavanda.

FIBRAS ÓPTICAS

FIBRAS TRANSMISORAS DE COLOR

Ningún cableado, como el que nosotros utilizamos, fue hallado en la nave impactada en Roswell. Sin embargo, se descubrió un sistema tipo arnés. Al principio parecía ser un atado de cables. Se había separado de algún tipo de panel de control. Las puntas de los cables (cerca de doce) que aparentemente se habían deshilachado, emitían colores brillantes intermitentemente. Al examinarlos se encontró que no eran cables, sino que parecían ser tubos de vidrio o plástico transparente. No podían ser rotos o cortados y parecían tener una composición tipo cuarzo.
Se llegó a la conclusión de que a través de ellos se transmitían diferentes longitudes de onda electrónica o magnética que explicaban los diferentes colores. Una corriente pulsante se transmitía por esos tubos. Tenían el aspecto de fibras terrestres, por lo que se les aplicó un término descriptivo: “Fibra óptica.” En realidad eran tubos ópticos.

Los tubos llegaban a una especie de caja de conexiones en donde ciertas fibras se separaban y entraban a un mecanismo que reconocía el color (longitud de onda) y se activaba. Cómo se hacía esto, no sabíamos. No se hizo ninguna clara definición de la fuente de alimentación, tipo de energía o cómo se transportaba el mensaje.

La fibra óptica empezó su paso de avance gigante (1947-1968) casi veinte años después de que el arnés de fibras fuera encontrado y analizado.

1993
Sabemos lo que sucedió después. Casi todo el futuro de las comunicaciones gira alrededor de la nueva tecnología que usurpó las guías de onda. Esa tecnología es la comunicación mediante luz, ondas que viajan a través de fibras ópticas transparentes, y que ahora se reconocen como lo mejor y más eficiente conocido por el hombre.

[CITA] Si sabíamos que se podía hacer, podíamos hacerlo.

ILUMINACIÓN

El interior de la nave estaba iluminado por una luz verde-amarilla. La luz parecía emitirse del metal sólido, posiblemente una variación de la alineación de átomos dentro de los miembros estructurales de la nave. Esto lo descubrimos desde el inicio, por pequeños pedazos. Cuando se aplicaba luz en un punto, toda la pieza se iluminaba y brillaba. Se creía que esto era una variación de los tubos de fibra óptica. No se sabe si el origen de la luz verde-amarilla se encontró alguna vez.
………………………………………………………………….



Uno de los problemas más complejos que teníamos que resolver eran los Pulsos Electromagnéticos (EMP), un tipo de radiación generada por explosiones nucleares. Nos enfrentamos a una espada de dos filos con este fenómeno: la bomba monstruo de 60 megatones de los soviéticos que derrumbó todas nuestras comunicaciones en el Pacífico, y la actividad OVNI que podía detener motores, transmisiones eléctricas y comunicaciones.

Esto llevó al Proyecto Magneto y a investigar el campo electromagnético que viaja con los vientos solares interplanetarios. Usamos estudios de física de magneto-hidrodinámica (MHD).
En 1968, James E. McDonald dijo: “Existen tantas instancias en que el paso cercano de algún objeto volador no identificado causó perturbaciones a radio y TV, que este modo particular de efecto electromagnético de los OVNIS parece incontrovertible. Quizá haya suficiente evidencia apuntando hacia campos electromagnéticos dejados por OVNIS, tan fuertes que se puede hipotetizar un mecanismo mediante el cual un OVNI pudiera inadvertidamente desencadenar un corte de energía.” (Apagón del 9 de noviembre de 1965).

El 15 de marzo de 1954, Wilber Smith inició el Proyecto Magneto.
Ya sea que los fenómenos sean originados por causas magnéticas naturales o por vehículos alienígenos, probablemente serían asociados con algún avistamiento y ciertas perturbaciones magnéticas o de radio. También existe la posibilidad de que se asocie una radiación gamma con esos fenómenos.
Algunos matemáticos han sugerido que pueden existir en realidad ondas gravitacionales. Si bien prácticamente no sabemos nada de esas ondas en la naturaleza, no obstante, si la posibilidad existe, los fenómenos de los platillos voladores, siendo un campo ampliamente desconocido, podría ser un buen lugar para buscar dichas ondas.

Durante una de nuestras sesiones, el Jefe de Investigación y Desarrollo del Ejército, el Tte. Gral. Trudeau, me mostró un chip (circuito integrado) quemado, posiblemente de un OVNI. Hicimos nuestros estimados sin estos conocimientos. Tomaría 200 años pasar de los tubos a los transistores a los chips.
El misterio del reporte top secret de la Casa Blanca, Majic, continúa siendo Majic/Secreto de lo desconocido. A pesar de tener autorizaciones, nunca vi el reporte en esta forma en CIMS (Casa Blanca). Sin embargo, los muchos reportes pudieran sumar hacia una conclusión similar con algunos cambios y adiciones.

……………………………………….


Herman Oberth (izquierda) junto a Von Braun
En 1972, Hermán Oberth dijo: “Actualmente no podemos fabricar máquinas que vuelen como lo hacen los OVNIS. Ellas vuelan por efecto de campos de gravitación artificiales. Esto explicaría los repentinos cambios de dirección. Esta hipótesis también explicaría el agrupamiento de estos discos en una nave nodriza cilíndrica o con forma de cigarro cuando salen de la Tierra, ya que de esta forma se requeriría un solo campo de gravedad para todos los discos.”
“Ellos producen cargas eléctricas de alta tensión para empujar el aire fuera de su camino... y fuertes campos electromagnéticos influyen en el aire ionizado a grandes altitudes... esto explicaría su luminosidad... En segundo lugar, podría explicar que los vuelos OVNI no producen ruido. Finalmente, este supuesto también explica los fuertes efectos eléctricos y magnéticos que a veces, pero no siempre, se observan en la cercanía de los OVNIS.”

DEL ESPACIO EXTERIOR A LA INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO TERRÍCOLA

Cuando era Jefe de la División de Tecnología Extranjera, en la Oficina del Jefe de Investigación y Desarrollo del Ejército, mencioné anteriormente que tenía lo que llamaba mi archivo de “nueces.” Toda la nueva información, no importa de cuál fuente, me era enviada. El archivo de “nueces” era un gabinete de cuatro cajones. Debido a la clasificación del material sobre OVNIS que entraba y salía rápidamente del primer cajón, la seguridad del material requería un candado de combinación tipo dial. El método que siempre usé en inteligencia era incorporar los reportes con toda precisión y la carga de demostrar que estaban equivocados, era mía. La mayoría de los oficiales de inteligencia trabajaban con una técnica opuesta a la mía. Ellos operaban bajo la premisa de que estaban equivocados y traban de demostrar que estaban en lo correcto o los descartaban.

Yo siempre tenía algo en qué trabajar. Mi método procuraba algunos análisis interesantes, especialmente cuando tenía que presentar mis hallazgos a una mente brillante como la que poseía el Tte. Gral. Arthur G. Trudeau.
Recrearé para el lector, los tres hallazgos más importantes que le presenté al General sobre material OVNI:
1. ¿La pieza de metal? Supuestamente explotó de un OVNI y tenía una dureza y fuerza más allá de nuestra máxima tecnología y cuyos átomos o moléculas estaban alienados.
2. Fotografías y reportes médicos de cuerpos de seres del espacio exterior.
3. El chip (semiconductor) que supuestamente apareció de pronto, pero que pudo revolucionar el mundo, nuestro modo de vida y el viaje espacial.

EL METAL INCREÍBLEMENTE DURO

La pieza de metal tan delgada como un papel y un pedazo de tela resistente a los rayos X habían sido reportados como recogidos en Nuevo México, entre los fragmentos de un OVNI que explotó. Yo los tomé de un archivo trece años después de que fueran recogidos. Los reportes acompañantes declaraban que parecía haber una aleación de moléculas átomos, ya que tenían una masa densa. Los rayos X o cósmicos no podían atravesarlos. Sin embargo, otra aleación similar, como un diamante, permitiría pasar a los rayos X o cósmicos libremente y ser transparentes.
Ambos serían ideales para construir naves espaciales. La acción cósmica y la radiación podían repelerse o permitírseles pasar. Ese tipo de descubrimiento podría llevar a un motor cósmico que también sirviera de escudo a los viajeros espaciales en muchas situaciones y eventualidades de amenaza para la vida. Masas de átomos alineados podrían crear campos gravitacionales. Las ventajas militares son obvias y demasiado numerosas para enumerarlas.
También teníamos una brillante fibra tejida tipo tela de gran fuerza y resistencia.

PRECAUCIÓN. En primera instancia estos reportes parecerían implicar que las piezas de metal y de tela provenían de un OVNI que explotó. Sabemos que las explosiones pueden hacer cosas extraordinarias. Una explosión atómica hizo que un pedazo de paja atravesara un árbol. Yo estuve al mando de la Estación de Lanzamiento de Misiles del Ejército en Red Canyon, Nuevo México en 1957.

Una hebra de telaraña puede ser estirada varios kilómetros antes de romperse. Una hebra extendida alrededor del mundo pesaría solamente cerca de medio kilo. Las moléculas-átomos están alineadas como la araña fabrica su hebra. También empezó la búsqueda de fibras supertenaces. moléculas-átomos en metales y otras sustancias es una realidad, pero en este momento están más allá del estado de nuestra ciencia.
Si la evidencia llegó de fuera del espacio, si fue hecha por el hombre o por la naturaleza, no es importante. Lo que importa es que la alineación de moléculas-átomos es posible. Son tan importantes las ventajas que debemos continuar con nuestra búsqueda, y seguir cualquier camino que lleve a este gran hito y debemos continuar financiando cualquier enfoque que se vea prometedor. Este podría ser un descubrimiento más importante que la bomba atómica.

FOTOGRAFÍAS Y REPORTES MÉDICOS DE SERES DEL ESPACIO EXTERIOR

Las fotografías en mis archivos muestran un ser de aproximadamente 1.20 m de altura. El cuerpo parece descompuesto. No me eran de mucha utilidad pero los reportes médicos sí, los órganos, la estructura ósea y la epidermis eran diferentes. El corazón era más grande, los pulmones más grandes y mu chas estructuras musculares diferentes. La composición de los huesos era única. La composición de la piel era de gran interés. Parecía que los átomos estuvieran alineados para proteger órganos vitales de la acción cósmica o la atracción gravitacional. No se dijo mucho sobre el cerebro, que era grande comparado con el tamaño del cuerpo. Había muchas sorpresas biológicas. Muchas características individuales eran diferentes, pero la estructura en general no era tan distinta de la humana.



EL CHIP

Mi carrera en el ejército me llevó por las etapas de los tubos de vacío, a los chasis, en donde pequeños sistemas se podían cambiar fácilmente en secciones, luego llegaron las tarjetas y los transistores. En 1941, las computadoras eran simples contenedores de datos. Luego, en 1961, me mostraron un chip semiconductor quemado, una pequeña lámina formada como un disco con un circuito integrado. Lo siguiente fue un transistor nuevo y brillante, fabricado por North American Rockwell, todo esto en tres años. El chip quemado con un circuito impreso, supuestamente llegó de entre los escombros de un OVNI que chocó. Empecé a discutir su potencial con los científicos alemanes de misiles y otros ingenieros conocedores de algunas de nuestras industrias más importantes. Mis discusiones con el Gral. Trudeau me dieron una buena visión sobre el potencial de este gran desarrollo que parecía haber caído en nuestras manos de la nada. Pero aquí estaba. ¿Podíamos controlar este descubrimiento en el futuro o, debido a la naturaleza de nuestro sistema, perderlo?

Nuestro sistema estaba diseñado para producir mejoras, y no sobre el área de Investigación y Desarrollo en un amplio rango. ¿Qué sucedería sí los países bélicos y desarrollados como Alemania y Japón nos lo quitaran y desaparecieran con él? Las repercusiones en nuestra economía serían desastrosas. Sería un crimen perder tal desarrollo por fallas o avaricia. Preveíamos un posible caos económico en treinta años. Una situación peligrosa, que podría tener serios efectos en nuestra forma de vida y en el futuro de nuestro país, se estaba desarrollando. Las grandes corporaciones venían constantemente a nosotros en busca de dinero para Investigación y Desarrollo. Gastábamos cerca de 2 mil millones de dólares al año. Mucho en Investigación, Desarrollo, Pruebas y Evaluación. Estos eran generalmente los costos iniciales de producción de un artículo.

Descubrimos que la mayoría de los grandes contratistas ya no invertían en investigación y desarrollo a largo plazo, sino sólo en mejoras de producto a corto plazo. En su opinión, la Investigación y Desarrollo del Ejército era una bolsa sin fondo en la que podían meter mano para proyectos que nunca tenían fin. Cuando un proyecto alcanzaba su máximo desarrollo, no se veía el fin en el horizonte. Nos negamos a seguir financiando sus proyectos.

FIBRAS SUPERTENACES

El problema de resolver cómo endurecer circuitos contra emisiones de iones o radiaciones de explosiones atómicas es formidable. En mi “pila de basura” había un pedazo de tela color plateado. Sus fibras estaban tejidas en diferentes ángulos. Una especie de entretejido angular. Un reporte especulaba que cada fibra o hilo estaba compuesto de un tipo lineal de alineación atómico-molecular. Era de gran fuerza y muy difícil de cortar, con frecuencia desafilaba cualquier tipo de instrumento agudo.

Habíamos descubierto en la naturaleza una sustancia que se asemejaba a la estructura en la fibra “basura.” Era la hebra de una telaraña. Este es un punto de partida para investigación y desarrollo. Debemos encontrar un modo de producir un duplicado de la telaraña o encontrar un producto natural, similar a la seda o sintético, como el rayón.
Las computadoras, los dispositivos electrónicos y los cables y alambres, deben estar encapsulados en algo que sea repelente a la radiación o a los rayos cósmicos. Es necesario desviar interferencias exteriores dañinas y evitar que se mezclen o dañen nuestros sistemas vitales de orientación, o el cerebro electrónico en un misil-antimisil, o incluso en un vehículo diseñado para el viaje espacial.

ABLACIÓN

Un reporte sobre una pieza de metal que tenía en mi posesión establecía que posiblemente tenía una pequeña cubierta anidada sobre el metal o la sustanda. Lo más cerca que llegaba el análisis era que se trataba de algo como una mezcla de plástico o cerámica. Con esta información desarrollamos un cono para la nariz de nuestros misiles exploradores que eran los misiles Júpiter basados en nuestros elementos de Redstone. El cono era de un plástico o cerámica que se derretía lentamente, absorbiendo el tremendo calor de pasar por la atmósfera, a baja velocidad, derritiéndose lentamente, causando poco o ningún daño al cono.
Empezamos a trabajar en sistemas de propulsión tanto de fisión como de fusión. Esto se vio prometedor para el viaje espacial, pero necesitaba mucho desarrollo más allá del estado de la ciencia en 1963. El hecho más intrigante y emocionante era lo que nosotros creíamos que era el enfoque OVNI hacia la alta velocidad y la propulsión espacial, es decir, plasma adyacente al vehículo para producir el impulso o elevar y cambiar la dirección que también necesitábamos en nuestro desarrollo de misiles antimisiles y antisatélites.

Esto condujo a un descubrimiento sorprendente. Un campo magnético de plasma alrededor del vehículo dio por resultado un brillo y cambio de color al acelerarse. Esto sugirió una inteligencia o extraterrestre que usó algún tipo de sistema de propulsión EMP. En películas de color, con frecuencia aparecía un halo o brillo de color alrededor de los bordes.
Dedujimos que en un viento solar (plasma EMF) un vehículo espacial usando propulsión magnética podría viajar en el espacio a velocidades aproximadas a la de la luz, dejando todos los demás factores constantes, tales como la fuerza del revestimiento, del vehículo y la capacidad del hombre para sobrevivir. A pesar de esto permanecía el problema de la gravedad (el tiempo del espacio) y la flotación libre.

OVNI fotografiado en Brasil, año 2006
SOLDADURA ELECTROMAGNÉTICA

Uno de los problemas sorprendentes al que nos enfrentamos era cómo se ensamblaban los platillos OVNI con su revestimiento de átomos alineados superduros. No había costuras, líneas de unión, remaches o soldaduras. Lo mismo parecía en las telas pegadas a la piel que usaban. Las hebras plateadas de fibra poseían una gran fuerza del mismo tipo que la de los componentes del revestimiento del platillo, ¿metal?
Sabíamos que las hebras de las telarañas tenían una gran fuerza longitudinal, pero no estábamos seguros de su fuerza multidireccional. Empezamos la investigación de las fibras supertenaces. Junto con esto dimos con una nueva tecnología o una nueva dirección científica. También en ese momento, a falta de una mejor descripción, dimos con la soldadura electromagnética o bajando al nivel atómico, en donde los átomos-moléculas siempre estaban en movimiento y permitirían la acción electromagnética, que tomaría átomos similares y fundiría sus campos juntos. Ninguna costura, ninguna separación, sólo una entidad.

En 1962 recibimos información de que una pequeña firma cerca de Winchester, Virginia, había perfeccionado un tipo de soldadura electromagnética. Partí hacia allá y encontré un grupo de construcciones de madera sin pretensiones. Entré en una pequeña oficina. Como estaba uniformado, me dieron una calurosa bienvenida. Después de un breve informe, me dieron alguna documentación y un folleto. Luego me llevaron a otro edificio para ver una demostración. Un aparato de 3 x 3 x 2.5 m con un panel de control en el cual se habían insertado dos piezas de metal. Ellas encendían una especie de generador llamado generador electromagnético.

Emitía una leve vibración y funcionaba suavemente. Alguien presionó un botón y se escuchó un fuerte ruido como si viniera de una fuerza poderosa. No era muy diferente al sonido de un gran cañón o un trueno, pero era más concentrado y localizado.
El ruido me tomó un poco por sorpresa y me impresionó. Yo estaba acostumbrado a la artillería, a lanzadores de misiles y cohetes, por lo que no mostré ninguna emoción. La prueba se repitió muchas veces, cada vez con la misma implosión sonora, intensa, poderosa, concentrada. Cada vez, las dos piezas de metal que yo había marcado y colocado en la máquina, salieron sin uniones, soldaduras o junturas. No sentí vibraciones y temblores o efectos posteriores a la poderosa fuerza y la implosión resultante.
Al día siguiente regresé a mi oficina, escribí un reporte, anexé los documentos y se lo entregué al Gral. Trudeau. Desafortunadamente, el General se estaba preparando para retirarse y yo me retiré pocos meses después. No sé si mi reporte, junto con mis recomendaciones, fue archivado en el olvido. Trataré de averiguar si el sistema respaldó un desarrollo de lo más prometedor o si se perdió en la burocracia y lo quemaron.

EL DISPOSITIVO DE VISIÓN NOCTURNA OJO A OJO

Las fotografías de un EBE no significaron mucho para mí, pero nuevamente uno de los reportes médicos atrajo mi atención. Trataba de los ojos. En sí mismo, el reporte era vago e inconcluso, pero uno de sus puntos era de lo más interesante. Decía que aparentemente había una película transparente sobre el globo ocular. No decía si era una especie de lente de contacto y describía un lente como los de los anteojos. El aspecto de unas capas parecía aleatorio, sin patrón, pero reflejaba la luz. Se creía que era sólo en blanco y negro.

Años antes me habían extendido una patente, basado en un experimento de Leonardo Da Vinci, que reflejaba luz de forma aleatoria, intensificaba la imagen. Nunca vi un reporte de que los ocupantes de una supuesta nave aérea entrante usaran ningún tipo de lámpara o iluminación mientras se movían en la oscuridad. Yo estaba especialmente interesado en la mención de algún tipo de film sobre el globo ocular. La naturaleza proporciona a algunas de sus criaturas un párpado extra para que se protejan los ojos de la arena, el frío, la nieve. En este caso sería una cubierta ocular con una doble misión: una lente con capas aleatorias con algún tipo de amplificación electrónica para intensificar una imagen en la oscuridad, y una cubierta de aleación atómica para proteger el ojo de la acción cósmica u otras radiaciones dañinas. Esto era consistente con la estructura de la piel que estaba diseñada para proteger partes vitales del cuerpo.
Escribí un reporte basado en esta frágil evidencia de que era posible captar algo de luz, incluso cuando nos pareciera a nuestros ojos que había oscuridad total. Empezó la búsqueda de un dispositivo de visión nocturna o intensificador de imagen. El proyecto no iluminaría el objetivo, sólo intensificaría la luz natural.



Teníamos reportes de que los rusos estaban trabajando en un dispositivo similar para sus tanques, que en combate le daría al usuario una indiscutible ventaja en las batallas nocturnas. Se tomó la decisión de establecer una unidad especial de investigación de visión nocturna en Ft. Belvoir, para acelerar el desarrollo de estos dispositivos. Y así se inició otro proyecto de lo que llamábamos “un regalo del cielo.”

El General Trudeau envió por mí y me entregó un sobre que contenía una adjudicación de fondos para acelerar el perfeccionamiento del dispositivo de visión nocturna. Me dijo que llevara un equipo a Ft. Belvoir. “Te están esperando; si estás satisfecho con su progreso y enfoque, tienes la decisión de continuar o de reorganizarlo. Si tú y tu equipo quedan satisfechos, les puedes decir que están disponibles los fondos necesarios y que avancen con plena potencia.” Me sentía contento con la confianza que el General tenía en mí, pero nuevamente sentí esa presión en el estómago: ¿Qué sucederá si me equivoco?

Inmediatamente llamé a Hans Kolher, uno de los científicos alemanes, el más joven del grupo, pero yo lo consideraba uno de los mejores y un individuo brillante. Pasamos un día entero en el laboratorio y al final de la inspección nos sentamos a realizar lo que llamamos una entrevista de salida.
Empecé: Señores, amigos: Hans es todo sonrisas. Conozco esa mirada y no necesito hacerle ninguna pregunta. Tuve un profesor de Oratoria en la universidad quien nunca daba una A (equivalente a calificación máxima). Un día me llamó y me dijo: Te voy a dar una A. Tu discurso fue uno de los mejores que haya yo escuchado y calibraste perfectamente la reacción del público. Mi discurso se llamaba: ¿Existe Santa Claus? y yo me propuse probar que sí existe. Me volví al jefe del laboratorio y le dije: “Yo actuaré como Santa Claus y ustedes serán todo sonrisas.” Abrió el sobre y leyó la adjudicación. Era un total de 6.6 millones de dólares aprobados por el Gral. Trudeau. Él me vio y dijo: “Estábamos un poco inquietos cuando nos informaron que usted vendría, debido a su reputación.”
Yo dije: “Es cierto, he escuchado que se piensa que a veces soy difícil de tratar y es verdad. Odio la estupidez, pero siempre que trabajo con verdaderos profesionales que saben lo que hacen, me siento bien. Felicidades. Ahora, entréguenos un dispositivo de visión nocturna este año.”
Reporté mis hallazgos al Gral. Trudeau y él estuvo complacido. Luego le dije: Señor, acabamos de recibir reportes de un miembro de un tanque que desertó, de que el dispositivo soviético es rudimentario; funciona, pero necesita mejoras. Preparé un memorando para su aprobación, por el que ofrecemos un bono de $250,000 dólares a quien sea que nos entregue uno de esos dispositivos, sin hacer preguntas. Nos puede ahorrar mucho tiempo y dinero, aunque comprendo, General, que esto sería tachado de inmoral por los quisquillosos, si esto sale a la luz. Además, los soviéticos han estado metiendo sus nances por aquí desde el incidente de Roswell, así que jugaremos el mismo juego.
Nuestro dinero en este tema está bien empleado. Como jefe de tecnología extranjera, yo tenía acceso a los descubrimientos alemanes que capturamos después de la 2a Guerra Mundial, y también tenía la ventaja de poder discutir ciertos temas con los científicos alemanes. Uno de aquellos fue el convertidor de imágenes infrarrojas. Esta información se puso a disposición de nuestros científicos. Los rusos también estaban tras esta información.
…………………………………………………



LASER

Fuimos capaces de vaporizar acero de carbón mediante un rayo concentrado emitido por un vidrio láser de alta energía de neodimio dopado. Ciertos vidrios sirven como materiales anfitriones con materiales dopados (que contienen dopamina). El neodimio es uno de esos raros elementos. Los rusos encontraron neodimio en una pieza de metal que dicen que cayó de un platillo volador. Nosotros también encontramos ese raro metal en un OVNI.

¿AMIGOS O ENEMIGOS?

Los OVNIS plantean una amenaza a nuestra seguridad nacional. Ellos han mostrado efectos (electromagnéticos) en brújulas, radio, sistemas de ignición y motores, tanto convencionales como en cohetes. Han mostrado resplandores de plasma alrededor de los perímetros de sus naves y extienden o retraen sólidos tubos de luz, que inhiben el movimiento voluntario.
Tienen sensores a bordo que reaccionan a la vigilancia de radar y se pueden acercar con mucha proximidad a aeronaves y vehículos sin perturbar sus instrumentos. A principios de los cincuenta, un General de la Fuerza Aérea declaró: “He perdido a muchos hombres y aviones tratando de interceptarlos.”
Fueron capaces de hacer fallar nuestros misiles Minuteman a voluntad. Cada falla fue rastreada al sistema de orientación y control. Durante la prueba de ICBM, vehículos aéreos inexplicados interfirieron con el disparo. Dispositivos automáticos de seguimiento con frecuencia se acoplaban a OVNIS. Yo experimenté este problema dos veces, estando al mando de unidades de Misiles del Ejército de los EUA. Ocurrencias similares han tenido lugar en numerosos países extranjeros.




Ocurrió una confrontación en una base de misiles de la OTAN que proporcionó evidencia de que o bien un campo de fuerza o un dispositivo “Guerra de las Estrellas” que está a bordo puede destruir proyectiles lanzados contra la nave. También pueden desarmar misiles disparados desde la nave. Esto muestra que ellos tienen una vulnerabilidad y deben destruir nuestro armamento antes de que golpee su nave. Mensajes clasificados al CSN eran la regla y no la excepción de estas incursiones en nuestro espacio aéreo. Algunos reportes y hechos reales indicaban que los OVNIS no eran infalibles. No sería muy sabio presentar una explicación al público por parte del campo operacional de inteligencia, debido a que generaría muchas preguntas que no podrían ser respondidas de manera completa y comprensible.

Se han tomado fotografías de nuestra nave, pero son sólo fotos, sujetas a interpretación, y su valor es extremadamente limitado debido a que no proporcionan pistas de lo que pueda haber dentro de la nave o de qué la hace funcionar. El intento de explicar esos avistamientos no valdría el esfuerzo de tratar de explicar todas las ramificaciones que en este momento son desconocidas o inciertas.
A pesar de que la información de inteligencia que yo tenía disponible se traducía como actos hostiles desde el punto de vista militar, yo no estaba seguro de sus intenciones o misión. ¿Estaban buscando destruir a la humanidad y apoderarse de nuestro mundo; cosechar parte de la población y vivir entre nosotros; o permitirnos avanzar, regenerar su especie y después marcharse? Todas estas teorías han sido ensayadas, pero ninguna está probada. Sólo son especulaciones.

Tan sólo puedo apuntar a dos eventos en los que tuve experiencia de primera mano, i.e., el pensamiento que me quedó plantado en la mente estando en medio del desierto de Nuevo México, cerca de los sitios de impacto. Durante la Segunda Guerra Mundial, después de un bombardeo de artillería, estaba sentado, recargado contra un árbol.
No sé si tenía los ojos abiertos o cerrados. Uno de mis sargentos se acercó y se sentó a mi lado y me dijo: “Una moneda por sus pensamientos, señor.”
Yo contesté: “Sargento: no obtendrá ni una moneda, mi mente estaba completamente en blanco.”
Yo no sé si esto será normal, insólito o anormal, pero si ellos se comunicaban mediante telepatía, sería difícil penetrar en algo cerrado o registrar un mensaje en una mente en blanco. Sin embargo, un mensaje logró atravesar: Un nuevo mundo, si lo pueden aceptar. Qué significaba esto.

Desde 1957 hemos hecho grandes avances técnicos, a partir de objetos recogidos por accidente. A menudo me pregunto: ¿fue eso planeado? ¿Fue una prueba y quedaron complacidos? De ser así, ¿quieren ellos que nosotros lleguemos a su nivel sin ayuda de nadie? Esto se oye bien porque podrían estar preparándonos para poder vivir entre nosotros. Pero esto tiene un lado oscuro: la cosecha de los alienígenas.
Más tarde iba manejando mi jeep y pasó una ráfaga de viento y un pensamiento: Correspondo tu saludo. Un saludo es un reconocimiento entre hombres de armas. ¿Significa que los EBES o los igigis son hombres de armas o soldados, y como tales, lucharán si se les ataca? No lo creo, ya que ellos nos han dejado desarrollar muchos artículos maravillosos, tales como[OGF1]  las supercomputadoras, la Guerra de las Estrellas, ICBNS, armas láser DEW. ¿Existe algún otro enemigo acechando en el espacio, y serán los EBES nuestros aliados? Yo no creo que ellos pelearían en una guerra como nosotros, usando armas de destrucción masiva.
No puedo responder a estas preguntas, pero puedo dar una respuesta con toda certeza.

Hemos ocasionado un verdadero desastre en nuestro hermoso mundo y nuestra sociedad está degenerando rápidamente. De allí, la obviedad: Un nuevo mundo, si lo pueden aceptar. Debemos luchar fuertemente para recuperar nuestro mundo y regenerar a nuestra sociedad. Se requerirá mucho más que armas y ejércitos. Como yo he dedicado mí vida a ser un soldado, me gusta pensar que el EBE es un soldado y que por lo tanto, tenemos algo en común.

……………………………………………………………….




Un estudio y reportes de laboratorio muestran que el tejido tomado de animales y humanos por EBES también se centra alrededor de la estructura celular. Su enfoque es tan delicado y perfecto que cuando cortan las partes reproductivas (vagina, pene, testículos) y el recto, ojos, orejas, odres, etc., no cortan entre las células. Las células son separadas, no cortadas. Incluso toman el cerebro de modo que no exista trauma cerebral.
En sus mutilaciones de animales y humanos, los alienígenas han demostrado una cruel indiferencia respecto de sus víctimas. Su conducta ha sido insidiosa y al parecer ellos podrían estar utilizando nuestra Tierra y manipulando la vida terrícola. Los escépticos los perdonarán diciendo que posiblemente sean benévolos y nos quieran ayudar, sin embargo, no hay evidencia de que ellos hayan curado a nadie o aliviado enfermedades humanas.
Por otro lado, han causado daño, sufrimiento, e incluso la muerte.
Estábamos convencidos de que los alienígenas OVNI estaban alterando nuestra Tierra y de que operaban con descaro, manipulándonos constante y secretamente. Sentíamos que podríamos estar experimentando una invasión desde afuera, pero también había la posibilidad de una invasión desde dentro, provocándonos ante nuestras mismas narices y podríamos terminar en un conflicto.
………………………………….

Un secuestrado por OVNI, bajo hipnosis, reveló que los alienígenas estaban trabajando fervientemente en sus laboratorios, en tejidos y órganos humanos y animales. Le transmitieron por telepatía el mensaje de que nuevas cepas de enfermedades sueltas en este mundo podrían afectarlos a ellos. La pregunta es si ellos liberaron intencionalmente ciertas enfermedades diseñadas para una limpieza o cosecha, o si de manera no intencional, mediante intensa actividad radioactiva o electromagnética, liberaron una nueva forma de vida que amenaza su existencia.
……………………………………….

En 1975-1976, hubo intensa actividad de mutilaciones. Esto continuó hasta que se registraron más de 10,000 casos. Estas mutilaciones no involucraron sólo animales, sino humanos también. Tomaron fluidos y tejidos de humanos. Las mutilaciones fueron hechas con precisión y mediante avanzada tecnología.
Aparentemente usaron navajas láser, en lo que nosotros habríamos necesitado equipo pesado, grande y costoso, sostenido por cableados especiales y equipo para generación de fuertes corrientes eléctricas. Hicieron grandes esfuerzos para mantener sus actividades en secreto, al extremo de usar silenciosos helicópteros negros y disfrazar a los miembros de sus tropas que realizaban las mutilaciones.
Con certeza usaban este planeta y la vida de la Tierra, incluyendo plantas y vegetación. Pasaron por alto totalmente la voluntad humana y realizaron otros actos de agresión. La introducción del virus de VIH-SIDA, que apareció de la nada en 1981, ya sea de manera intencional o accidental, fue un acto de asesinato masivo que produjo sufrimientos incalculables y que continúa imbatible. Todo indica que ellos han lanzado un ataque a través de nuestros medios de reproducción que se puede extender a los ojos, cerebro u otros sentidos. Poseen los medios electromagnéticos y conocimientos exactos para ese tipo de operación. Se deben lanzar ataques e incursiones contra sus bases de manera sorpresiva. Se deben perfeccionar bombas electromagnéticas de ADN y lanzarlas contra ellos, si la situación lo amerita.
Los escépticos y los ridiculizadores ciertamente aparecerán. Si los escuchamos y continuamos con este enfoque unilateral con los EBES y podemos esperar millones y millones de muertes mediante epidemias y pandemias. Se ha lanzado una nueva advertencia contra el cólera, así como una advertencia de gripe porcina, y otras correrán rampantes.




UN SEXTO SENTIDO EN LA NARIZ

Un estudio o examen de secuestrados reveló que se les habían instalado un tipo de dispositivo electrónico dentro de los pasajes nasales humanos. Las descripciones del dispositivo se asemejan a la del pequeño transistor que yo tenía en mis años de servicio en Investigación y Desarrollo. (Un pequeño objeto cuadrado con dos alambres de plomo que salían de la parte de arriba y una ventana en el centro con finos alambres incrustados). Esto demostró ser un transistor o un circuito integrado.
Un dispositivo semejante no es desconocido actualmente, pero permanece la pregunta: si los alienígenas usaban esto para enviar señales de control a los cerebros de los secuestrados, ¿cómo transmiten la señal? ¿Se envía por un transmisor electromagnético o vibraciones telepáticas mentales?
En 1994 la ciencia hizo un descubrimiento sorprendente. Se encontraron dos hendiduras de apenas pocas centésimas de pulgada de ancho y de cerca de tres pulgadas, que sube por las fosas nasales. Las células que cubren los ductos parecían células nerviosas. Parecían células receptoras que captaban información sensorial y la pasaban al cerebro.
El órgano podía enviar señales a los lóbulos frontales del cerebro y al tallo cerebral. Delgados electrodos de alambre podrían generan impulsos eléctricos en la entrada de los órganos que se enviarían al bulbo olfativo. El órgano se llama VNO (vómer nasal). Los impulsos van directamente al centro de comando de las funciones corporales básicas, tales como dormir, comer y reproducirse.
Pueden ir también al sistema límbico donde se originan las emociones. Continúan los experimentos para ver si los impulsos pueden evocar otras reacciones fisiológicas.
Si los alienígenas están usando tal dispositivo, entonces han descubierto un canal interno directo al cerebro. ¿Qué uso le pueden dar a esto? Control para imponer su voluntad en el sujeto humano para motivos ulteriores o se puede usar con efectos benéficos para la ciencia médica. Ellos han señalado el camino y nosotros debemos mantener una estricta vigilancia para usar el descubrimiento o encontrar medidas para contrarrestar en caso de que se use contra la humanidad. Sin embargo, permanece la pregunta: ¿reconoceremos cualquier uso dañino, si nuestro gobierno y nuestros ridiculizadores claman que los OVNIS y los EBES no existen?



Importante testimonio de un ex miembro de la CIA sobre extraterrestres del Área 51


REFLEXIONES

El tema principal de esta disertación es la Investigación y Desarrollo del Ejército de Estados Unidos durante sus años dorados, 1959-1963, y los proyectos que nacieron y fueron concebidos durante ese periodo.
La refinación y desarrollo de estos maravillosos conceptos continúan a la fecha y continuarán y afectarán nuestro futuro. El principal propósito que este esfuerzo hizo posible fue la seguridad nacional, dar a nuestro ejército una ventaja competitiva, y llevar estos grandes descubrimientos de la “ingeniería aplicada” a la industria, para beneficio del terreno civil y del mundo. La verdadera historia, por lo tanto, son las personas e individuos que tuvieron la visión, el conocimiento y el valor de avanzar contra toda oposición y obstáculo.
Antes que nada, éramos muy versados en las tácticas de nuestra oposición, y especialmente de los políticos. Tuve la gran fortuna de que entre 1953 y 1957, como miembro del personal del Consejo de Seguridad Nacional, me enfrenté a estos individuos cara a cara, todos los días y los reconocía por lo que eran. Este reconocimiento incluyó el Departamento de Estado y la CÍA, así como elementos de la Oficina de la Secretaría de la Defensa. Su política era el completo control civil de todo el espacio y de los esfuerzos de Investigación y Desarrollo y compartir la Investigación y Desarrollo con el “imperio del mal”, la Unión Soviética, dedicado a nuestra destrucción.

Aprendimos a camuflar nuestros esfuerzos, especialmente los atribuidos a un poder extraterrestre. A menos que encubriéramos esto al 100 % nos llamarían chiflados y perderíamos nuestro presupuesto y nuestra organización habría sido completamente desprovista e inutilizada.
Al llegar a esta conclusión, agradecemos a los “ridiculizadores.” Nunca nadie buscó o ni siquiera sospechó nuestro enfoque. Los “ridiculizadores”, mediante sus gritos y energía, crearon una atmósfera en que los OVNIS no existían. Nuestro gobierno y los liberales adoptaron esta política y nosotros les seguimos el juego en silencio. Si los OVNIS, por virtud de política nacional no existían, Roswell nunca sucedió y por política, no había alienígenas ni hardware ni ningún otro producto secundario. Por lo tanto, ¿por qué sospechar algo o incluso pensar en cualquier tipo de investigación?

También queremos agradecer a los “escépticos”. Mientras más gritaban: “muéstrenos algo tangible,” y no aparecía nada, más seguro era nuestro enfoque. También deseo agradecer a los “escépticos” porque hicieron posible que no compartiéramos con la comunidad científica nuestros descubrimientos acerca del espacio exterior, ya que ellos nunca lo hubieran mantenido en silencio. Nosotros sabíamos que muchos eran agentes soviéticos. Esto ha sido confirmado por un alto oficial de la KGB. Sin embargo, teníamos que estar alertas, ya que Stalin tenía un interés y ellos estaban constantemente sondeando la Inteligencia del Ejército de Estados Unidos y la Investigación y Desarrollo del Ejército de Estados Unidos.

Los “ridiculizadores” y los “escépticos” fueron de lo más útil. Ellos hicieron su trabajo tan bien, que nunca tuvimos que establecer o usar tácticas de “desinformación.” La mayoría eran honestos y sinceros en sus creencias y actividades. Esto hubiera sido muy difícil de igualar mediante un plan, o una operación de propaganda “negra.” Por esto estuvimos de lo más agradecidos e incluso tanto tiempo después, deseo agradecerles su ayuda. Sin ellos, seguramente habría sido de lo más difícil lograr lo que logramos.

No deseo implicar que todos los “escépticos” y los “ridiculizadores” encajen en la previa descripción de agentes de la Unión Soviética. La mayoría eran estadunidenses inteligentes y sinceros. Sin embargo, ellos deben darse cuenta de que la mayoría de nosotros habíamos sido comandantes de combate y durante la Guerra de Corea tuvimos evidencia de que nuestros planes de batalla habían pasado casi diariamente a los comunistas. Estábamos en una situación muy delicada, volátil y peligrosa, no sólo por lo que respecta a los comunistas, sino con nuestros propios elaboradores de políticas. Nuestro trabajo, sentíamos, era de la máxima importancia para la seguridad nacional y la ventaja competitiva del Ejército de Estados Unidos.

También tratábamos de ver hacia delante. La Investigación y Desarrollo de 1959-1963 era el principio del futuro y sus milagrosas ramificaciones continuarían mucho después de nuestra vida. No teníamos elección más que el estricto secreto y mantuvimos nuestros conocimientos sólo entre unos cuantos elegidos.
Incluso mi propio hijo me ha hecho la pregunta: “¿Por qué te guardaste esto para ti durante 30 años? No lo hablaste ni siquiera con tu familia.”
Esto es verdad, ¿por qué habría yo de hablar del programa con alguien? El General y yo lo hablamos muchas veces, pero sólo entre nosotros. Los ridiculizadores y los escépticos dirán: “¿Por qué no nos mostraron nada?” La respuesta es: “¿Para qué? ¿Curiosidad, elevar su ego, etc.? Yo pregunto, ¿quién eres?” Estoy seguro de que un extraterrestre diría lo mismo, ¿para qué? ¿Quién eres? ¿Y por qué debería yo siquiera hablar contigo, por no hablar de mostrarte nuestros secretos? Realistamente, me dirían lo mismo a mí. ¿Quién soy yo? ¿Y por qué deberían ellos de acercarse a mí? Lo que teníamos fue cosechado por accidente y usado sólo para propósitos de seguridad nacional, mejora de la competitividad del Ejército y adelanto del programa de Investigación y Desarrollo para un salto al futuro. Todo lo demás carecía de importancia.

Me han preguntado muchas veces si yo he visto un OVNI. Mi respuesta es no. Luego la pregunta, “¿está interesado en ver uno volando?” Nuevamente, la respuesta es no. Hay miles de avistamientos, mi único interés es “¿Qué hay dentro de un OVNI?”
Esto es lo que me interesa, qué y cómo vuela. Existe una teoría de que hubo dos choques en el área de Roswell, uno en 1947, el otro en 1957. La teoría es que chocaron cuando entraron en nuestra zona de tiempo. Uno se impactó inmediatamente, y sus escombros cayeron a unos 160 kilómetros del primero.
El segundo aceleró, saltando como una piedra plana sobre el agua, se movió a una zona de tiempo futura y se impactó 10 años después, en 1957, en la misma área. (No ofrezco ninguna explicación del evento.) Sin embargo, en 1957 yo estaba al mando de la Estación de Lanzamiento de Misiles del Ejército en Red Canyon, parte de White Sands, al sur de Los Álamos. El impacto ocurrió apenas a unos kilómetros de mi puesto de comando.


El teniente coronel Philip J. Corso
Yo era el Comandante en Jefe y tomaba todas las decisiones militares. Red Canyon estaba en el desierto, a 225 kilómetros del Fuerte Bliss y a 160 de Roswell.
Mis radares captaron el evento. Tomé mi pequeño avión militar con un piloto y me dirigí al área en donde mis radares habían finalmente localizado el objeto. Volamos sobre el sitio y yo vi un objeto brillante, con forma de plato en el suelo. El piloto, un joven teniente preguntó: “¿Qué es eso, señor?” Le respondí: “No lo sé, quizá uno de nuestros propulsores de misil.”
Con frecuencia disparábamos sobre el área y no era raro que los escombros de nuestros misiles o R-Cats (aviones radio controlados) estuvieran en el área. Las cintas de mis computadoras grabaron el incidente.
Al regresar a mi base, tenía un mensaje de volar a Ft. Bliss para asistir a una junta de brigada. La sesión duró hasta el día siguiente. Volé de regreso a la mañana siguiente y al llegar, fui al campo, ya que nos estábamos preparando para una secuencia de lanzamientos de misiles. Estando en el campo, recibí una llamada de que dos patrulleros de White Sands estaban esperando para hablar conmigo.
Al llegar a mi oficina los invité a pasar. Ellos dijeron: “Bajo las leyes de Maverick, del Estado de
Nuevo México, no nos podemos quedar con el burro* que nuestros hombres recogieron en el campo y que tenían como mascota.” Yo les dije: “Caballeros, me encargaré de este asunto y le escribiré al Gobernador.”
Luego agregué: “Estoy seguro de que no hicieron el viaje hasta acá por un asunto tan trivial.” Se vieron entre sí y dijeron: “Hace dos días usted estaba volando al noroeste de aquí, ¿qué es lo que vio?”
Yo dije: “Un propulsor de uno de mis misiles.”
Uno de ellos dijo con voz amenazadora: “Podría tener terribles consecuencias no decirnos lo que vio.”
Me eché hacia atrás, abrí el cajón de mi escritorio en donde estaba mi pistola .45 y dije: “Yo soy el comandante de esta instalación del Ejército de Estados Unidos, y no me gusta que me amenacen en mi puesto de mando. Si presiono este botón, una docena de hombres armados rodearán esta oficina. Considérense bajo custodia de protección, ustedes se marcharán cuando yo lo diga. En mis días, desvestíamos a los intrusos, los atábamos y echábamos desnudos en el suelo. Esto no es una amenaza, es un hecho. Ahora, denme su identificación y el nombre de su superior. Por favor, por su propio bien, muévanse con cuidado.”
Ellos siguieron mis instrucciones. Llamé a su superior.
Le dije que había tomado bien las amenazas y que había sido amenazado por los mejores, nazis, SS, Gestapo, KGB, norcoreanos y chinos, y que resentía el avance de sus jóvenes agentes. Él se disculpó y yo le dije que tenía autorización de la Casa Blanca nivel “Eyes Only” y todas las otras autorizaciones necesarias y sabía cómo mantener un secreto y cuándo mantenerme callado. Dijo que lo entendía y liberé a sus hombres. Luego me fui rápidamente y el Gobernador nos dio la custodia de nuestro burro mientras estuviéramos en el área.
Volví a sobrevolar el área y pude ver desde el aire que la habían peinado por completo.

……………………………………………………………………..

El Coronel Philip Corso quien sirvió en la Administración de Eisenhower y posteriormente estuvo al frente del Foreign Tecnhnology Desk (Unidad de Tecnología Extranjera, léase: Unidad de Tecnología Extraterrestre) en el Departamento de Investigación y Desarrollo de la Armada Americana. Corso afirma haber visto un extraterrestre de la tipología de los Grises muerto proveniente del accidente en Roswell, Nuevo México en 1947. Corso sirvió a la Armada durante 21 años y recibió 19 medallas y condecoraciones de honor. Después de más de 30 años de silencio Corso revela en su libro The Day After Roswell, en 1997, cómo lideró un programa clandestino top secret para reinvertir tecnología extraterrestre rescatada del accidente en Roswell. En su libro escribe que desarrolló exitosamente múltiples proyectos para reinvertir esta tecnología e insertarla en empresas civiles patentándola como si hubiesen sido éstas las que hubiesen desarrollado la tecnología. Algunas de las empresas que se beneficiaron son IBM, Hughes Aircraft, Bell Labs y Dow Corning. Corso afirma que el rápido desarrollo de tecnología en los años 50 como la fibra óptica, los chips con circuitos integrados, equipamiento de visión nocturna, fibras súper-resistentes como el Kevlar fueron el resultado de estos proyectos clandestinos. Su libro es su testimonio (mirar en la bibliografía).  (FUENTE: "A Report on the Motivations and Activities of Extraterrestrial Races - A Typology of the Most Significant Extraterrestrial Races Interacting with Humanity", Michael Salla, Ph.D.).

FUENTE: http://www.exopoliticsspain.es/sp/evidencia/testimonios.htm#Philip_Corso

Enrique de Vicente, director de la revista Año Cero